PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Zambas y Cervezas
+info
Tonos y Toneles en los 90:  Inés OconnorChecho Vargas y Jose Pepo Gomez, Pablo Aguiar
*Pablo Aguiar Caú nació en Jujuy y vive en Córdoba. Es escritor y gestor cultural. Trabaja en la Secretaría de Cultura del CPC de Arguello, Córdoba y es programador artístico del auditorio. Tiene editados tres libros: De Lapachos Florecidos Merengues y Balada En Jazz- La desventura del Inspector Sablich: También es músico
por Pablo Aguiar Caú *

Una polémica se desató en las redes por un "maltrato" en un pub cordobés.
A esta altura ya no me gustan los lugares donde se come y toma mientras se ve un espectáculo. Al músico me gusta verlo en una sala, las películas las disfruto sin ruidos de nachos ni pochoclo.

Cuento esta pequeña anécdota a modo ilustrativo:
Después de años de escucharlo en discos, fui a un pub de las sierras a disfrutar de un show de Emilio del Guercio. Emocionado me acomodé en una mesa donde pudiera ver todo el escenario. En la mesa pegada al escenario estaban cenando 2 amigos que no sabían quien era el que estaba tocando, la moza fue mínimo 5 veces a atenderlos. Emilio cantaba "Brumas en la bruma" y yo quería tirarles a los de la primera mesa mi botella de cerveza artesanal.
Casi al final del show se acerca la moza a ofrecerme un cd de "los chicos" mientras Del Guercio nos regalaba "Violencia en el parque".
El cidí era uno de Aquelarre del año 98.
En ese pub le faltaron el respeto al artista y a mí como espectador.

Me quedé pensando.
Me serví un vaso de ginebra. Con un par de cubitos de hielo.
Me puse a ordenar casetes viejos para digitalizar y encontré uno de Inés O'Connor. La ginebra y el casete me llevaron de viaje por Tonos y Toneles, un mítico boliche de la Avenida Santa Fé (al lado del Estadio del Centro) que subsistió 20 años a fuerza de militancia cultural. Fue un peligroso lugar de resistencia de la cultura musical que inauguró un 15 de abril de 76.

Por Tonos pasaron todos los imprescindibles de los 70 y 80. Desde el Dúo Salteño con el Cuchi, hasta Los que iban cantando de Uruguay. Miles de noches. Famosos y desconocidos. Un tipo solo con la guitarra o una banda. Podía estar el viernes Lito Nebbia y el sábado el Dúo Antar. O una joven Pato Gómez que comenzaba su carrera. Toqué con Inés muchas veces en Tonos. Con distintas formaciones y con suerte dispar. Toqué con Pato, con Mirando al Sur, con Oliver Pereyra y con alguno más que seguramente olvido.
Cada noche fue diferente en lo artístico pero hubo una característica distintiva; esté quien esté el show se dividía en 2 partes. Y se comía y se tomaba antes, en el intervalo y después del show. Los que atendían las mesas desaparecían durante el espectáculo.
Aunque en el escenario estuviera un ilustre desconocido.

En la actualidad la estética de pub es la que manda y el consumo de música está provisto de maní y cervezas. Aunque los dueños o los que manejan esos espacios sean “del palo”, lo principal sigue siendo el consumo del cliente.
Mezclemos las 2 cosas en forma pareja.
La cerveza con la zamba no se llevan muy bien.

 

 

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar