inicio de gira festivales discos +escenarios espacios entrevistas muestras y expos quescuchamos +info
 

A Pepe, A Braulio, A Mi Padre...
por Maricel Cortez*

 

Hoy decidí tomarme un tren imaginario que me lleve al encuentro con aquella niña que fui un día.
La infancia coincide con una de las mejores etapas de mi vida.
La belleza de lo simple. Lo simple de lo bello.
Y no solo me veo con claridad a los 7 años de edad sino que indefectiblemente lo veo a él.
Mi padre.
Siempre presente. Siempre fiel. 
Mi héroe.

Daewoo era la marca del "equipito" gris técnicamente preparado para radio y cassette.
Yo lo apreciaba pacientemente a él desde un rincón mientras se sumergía en un halo de magia como nunca vi antes ni después en mi existencia.

Él dejaba que la cinta corriera mientras sentado frente al reproductor de música entonaba a coro: "El Gavilán" "Tierra Negra" "Soledad" "Los Gallos" "Milonga del Fusilado" y todavía la cosa se ponía más profunda o más interesante con "Florentino y el diablo" que duraba unos diez minutos y lo repetía al menos  dos veces más por si acaso.

Se pasaba horas escuchando y su mirada se perdía clavada en la pared y yo pensaba, ¿Dónde te fuiste? ¿A quién encontraste en ese viaje de memorias?

Mi padre es un nostálgico empedernido.

Como yo... ¡Gran herencia!

Monótono compás el de las agujas del reloj que no dejan de correr a veces más rápido de lo que uno desea.
Sin embargo el destino es sabio y las jugarretas de Dios (Que no comprendemos muchas veces) pone todo en su lugar y en el momento exacto.

Solo hay que saber esperar.

Hace unos años se pautó la entrevista. 
Uno de los dos protagonistas venía a visitarnos a la radio para promocionar su concierto en Córdoba.
El público de la década dorada que vivió el 60' ya palpitaba las emociones de escuchar nuevamente las canciones de un dúo que marcó un antes y un después en su Uruguay natal, toda Latinoamérica y parte del mundo.

Marcaron una historia ¡Sí! pero también mi niñez, pensé. 

Braulio López llegó puntual con Camilo, su hijo, que no sólo sigue sus pasos en la música sino creo que es su mayor admirador.
Ambos muy amables y gentiles, casi les diría que eran seres humanos como nosotros.
Pasa que creemos que llegan a ser "Semidioses" inalcanzables y en algún punto....lo son.

Acerqué mi voz temblorosa al micrófono, le di la bienvenida y me declaré: Braulio, sos infancia pura para mí y gran parte de mis recuerdos más sinceros, eternos amaneceres de domingos  con tus canciones y oscuras noches de helado invierno aprendiendo tu poesía y sensibilidad más sentida. 

Sonrió agradecido. 

Esperá, le imploré.

No terminé, apenas estaba empezando y sin embargo me detuve ¿Cómo hacía para decirle que "La Niña de Guatemala" de José Martí que ellos interpretan magistralmente fue la primera poesía que aprendí de memoria y la gasté escuchándola? ¿Cómo expresarle con palabras lo que significaba para mi padre que ellos existan si jamás conocí devoción más grande? ¿Cómo hacerle saber que hay parvas y parvas de cassettes y discos en casa con toda la discografía de ellos?

Todavía no se cómo contuve mis deseos de correr a abrazarlo si tenía en frente lo más parecido a esa niña curiosa que espiaba a su padre cuando íntimamente se dejaba llevar por la música de ellos.

No, no podía resumir tantos años de Don Cortez en adelante más los treinta míos en media hora de entrevista.

Pero él entendió todo. 
Un hombre de mundo y bohemio como pocos que además ha sufrido hondamente como los largos años que pasó exiliado de su país no le hacían falta mis confesiones. 
Él lo supo todo al instante en que lo miré absorta y consumida de emoción y que, naturalmente, no pretendí ocultar bajo ningún punto de vista.

Mi padre también estaba ahí con nosotros mostrando sin prejuicio alguno y con la sinceridad más real que conozco su sonrisa gigante en donde caben, se los aseguro, infinitos mundos de pasiones.

Desde entonces ya nada fue igual e idéntico de como venía siendo.

Las cuentas estaban saldadas. 

Esta profesión que elegí un día me llevó siempre por caminos dispares y aún hoy no pierdo la capacidad de asombro.

Todo tenía sentido ahora, las decisiones que tomé me conducen (como cuando me subo a ese tren que me lleva a mi niñez) a rescatar lo esencial del vivir y lo cierto de mi identidad.

Cada tanto viajo sin horario de regreso en ese tren imaginario y en cada estación donde desciendo lo encuentro a mi padre sentado con la mirada ausente dejando que toda la poesía y el canto de LOS OLIMAREÑOS impregne e inunde su corazón.

Yo sonrío feliz al verlo feliz. 

¡¡Gracias ENORMES Olimareños!!

El abrazo sincero a Pepe Guerra, Braulio López, Camilo López y al único hombre sobre la tierra que jamás me ha defraudado: Mi Padre.


 
 

 

+Alter

ir a presentación
 
Maricel Cortez es locutora nacional. Conduce actualmente el progama Con el Pie Derecho en Radio Boom en Córdoba y Carlos Paz, donde presenta y entrevista a nuevos valores y clasicos de nuestra música popular. Durante años fue la voz de El Alter, en Radio de Folklore. También organiza su propia Peña, Alter que una vez por mes convoca a todos los amantes del folklore tradicional y alternativo en la ciudad de Córdoba. Admira profundamente a Gustavo Adolfo Becker y a todos los poetas cotidianos