PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
+info
enviá tus gacetillas
boletines
La cocina del Tango Recibe a Susana Rinaldi
Entrevistan: Américo Tatián y María Eugenia Acotto.
La cita es el sábado 25 de marzo a las 22 hs en Cocina de Culturas
(Julio A. Roca 491 – Bella Vista. Teléfono: 0351 – 4862689
Web: www.cocinadeculturas.com.ar
Localidades limitadas
Bono espectáculo $170
Anticipadas $150
Información de contacto: Facebook: La ciudad donde vivimos
En Marzo comienza el ciclo “La cocina del tango” en Cocina de Culturas, con Susana Rinaldi como primera invitada
 

El próximo 25 la reconocida cantante visitará nuestra ciudad dando inicio al primero de una serie de encuentros que se realizarán en Cocina de Culturas. Un ciclo donde el tango, la música, la poesía, el teatro, el cine serán protagonistas, junto a la participación de grandes artistas locales y nacionales. Un espectáculo por mes, distinto cada vez.

En esta primera entrega Susana Rinaldi. En una entrevista íntima Susana compartirá con el público anécdotas sobre su vida, trayectoria, su actualidad y algunas canciones. Para musicalizar estarán María Eugenia Acotto (voz) y Alejandro Arneri (guitarra) convidando un puñado de tangos.

Acerca de Susana Rinaldi. Con un estilo nuevo, una voz delicada y un decir por momentos sutil o rotundo, Susana prescindió de las inflexiones arrabaleras, de los temas machistas o de trazo pasional grueso, apelando a un repertorio variado pero cuidadosamente elegido, que mezclaba romanticismo y mensaje (por ponerlo en nombres de letristas, José María Contursi y Enrique Santos Discepolo), poesía y protesta (Homero Manzi y Cátulo Castillo)
Atrajo así a un público intelectualizado, incluyendo a una franja universitaria, que a través de ella revalorizó el tango. Luego interpretó magníficamente a creadores nuevos, como Eladia Blázquez (es óptima su versión de "Sueño de barrilete"), el tándem Osvaldo Avena-Héctor Negro ("Responso para un hombre gris") o Chico Novarro ("Cordón").
Con el paso del tiempo, perdida la frescura inicial y volcada, dentro y fuera de la Argentina, al tango-espectáculo, con sus desvirtuaciones y estereotipos, Rinaldi fue adoptando tics y énfasis que resintieron su calidad, aunque afortunadamente en años más recientes eliminó esos excesos. Más allá de sus vaivenes, el tanguero tradicional argentino nunca la quiso, haciéndole un injusto vacío, pese a lo cual conservó un público fiel.
La suya es una figura solitaria, que dio y ganó su batalla de elaborada artista popular, librada a sus propias fuerzas.
Hija de un matrimonio dispar -padre de familia burguesa, madre de extracción obrera-, vivió una infancia dislocada por sucesivas mudanzas a través de las provincias. A partir de 1949, y por ocho años, estudió canto de cámara en el Conservatorio Nacional de Música. En 1955 ingresó a la Escuela de Arte Dramático. Dos años después debutaba en televisión, y en 1959 representaba su primer papel en un teatro, en una compañía encabezada por dos grandes figuras de la escena argentina: Alfredo Alcón y María Rosa Gallo.
En 1966 los fundadores de un sello discográfico independiente, Madrigal, le propusieron grabar un recital de poesía, pero ella les sugirió en cambio un disco en que cantaría tangos. Tras una prueba, aceptaron, y así, a fines de ese año, apareció su primer álbum, con conducción musical del bandoneonista Roberto Pansera.
Tras un bache, su carrera de cancionista, apoyada por la crítica, cobró enorme impulso y eclipsó a la de actriz. Cantó en un local donde había estado actuando Piazzolla (en la calle Tucumán 676), y con él compartió después un ciclo en Michelangelo, un célebre club nocturno aún vigente, mientras seguía grabando.
Es de destacar que registró un disco de cuatro temas con otro gran vanguardista, Eduardo Rovira, y que en 1970 dedicó todo un long play a tangos con letra de Homero Manzi. Este fue editado por otro sello independiente y de gran mérito, Trova, que cinco años más tarde lanzó otro LP de la cantante, íntegramente consagrado a Cátulo Castillo.
Ella y su marido, el bandoneonista y director Osvaldo Piro, abrieron en 1971 el café concert Magoya en Mar del Plata, el principal balneario de la Argentina, sobre el Atlántico.
Rinaldi se consolidó así como una exitosa cantante escénica, tanto en locales pequeños como en grandes espectáculos, mientras incursionaba como actriz de cine.
En 1976, ya instaurada en el país una nueva dictadura militar, debutó en París, ciudad en la que terminó radicándose en 1989 y desde la cual ya había logrado convertirse en la más importante voz internacional del tango.

 
archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar