PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Denise Sciammarella, de Sciammarella Tango
"La voz fue siempre para mí un objeto fetiche"
La orquesta de tango liderada por Denise, presenta Mimí Boheme, la versión francesa de La Morocha, el próximo viernes 22 de septiembre en el Auditorio Alianza Francesa de Buenos Aires
 
Foto: Prensa
por Gustavo Grosso 19.09.2017

Denise Sciammarella es investigadora del Centre National de la Recherche Scientifique (Francia) y consagra su carrera científica al estudio de la voz. Es la fundadora y cantante de la orquesta Sciammarella Tango -que estará grabando próximamente su segundo disco gracias al aporte de Mecenazgo Cultural-,  es una agrupación "arqueológica” dedicada al rescate de tangos perdidos, formada por músicas originarias de diversos países y provenientes de las orquestas más destacadas de la Ciudad, con un repertorio que tiene a Francia como protagonista central de la historia del tango. En pocos días estarán presentando Mimi Bohème, la versión francesa de La Morocha, una obra del año 1905. Para saber más, le preguntamos a Denise.

Mencionan a Sciammarella Tango como una “orquesta arqueológica” ¿Por qué? ¿Qué proponen?

Denise Sciammarella: -La arqueología estudia e interpreta el pasado a través de lo que ha quedado sepultado. Sciammarella Tango también. A partir de partituras perdidas, documentos de biblioteca, audios precarios, o versiones de pianola, rescatamos e interpretamos tangos que se han perdido, incluyendo algunas figuritas difíciles, que nos toma tiempo localizar o que se nos resisten. Pero a diferencia de la arqueología tradicional, que rescata por ejemplo una joya de una antigua civilización para su exhibición en un museo (en el mejor de los casos), la arqueología tanguera permite lucir esas joyas, y practicar una ucronía. Los tangos recuperados que estamos llevando al escenario desordenan la historia del tango, y gracias a ese desorden, la revitalizan.

¿De qué se trata el espectáculo “Mimi Bohème”, que presentan en pocos días?

DS: -Mimi Bohème es un hallazgo reciente que nos atrajo particularmente. Venimos trabajando hace tiempo sobre la conexión franco-argentina en el tango, que se remonta a los orígenes del género. Y una prueba fehaciente de esta conexión es el tango “Mimi Bohème”. La partitura nos la acercó el biógrafo de Angel Villoldo, Tito Rivadeneira, luego de escucharnos disertar en las Jornadas que organizó Flacso por los cien años del tango canción. La partitura de Mimi Bohème data de 1909. En la portada aparecen Léo Lélièvre, un letrista francés de renombre, y también Manuel Sarrablo, un músico español. La proveniencia de la partitura es de una casa editora española, pero el texto de la portada y del tango está en francés, porque estaba destinado al mercado francófono. En el subtítulo se lee que Mimi Bohème es la “chanson populaire argentine ‘La Morocha’” que compusieron Villoldo y Saborido cuatro años antes. Los tangos circulaban por Europa, pero los franceses hacían algo más que interesarse por ellos e interpretarlos. Los afrancesaban… porque, como sostuvo Jean Richepin, en su discurso en defensa del tango frente a las academias de Francia en 1913, “nosotros afrancesamos todo, y la danza que amamos los franceses, se vuelve francesa”.

En breve estarán grabando el segundo disco de la formación ¿Qué camino recorrerá ese trabajo discográfico?

DS: -El disco que estamos a punto de grabar gracias al aporte de Mecenazgo Cultural es el resultado de dos años de trabajo sobre los tangos franco-argentinos, una denominación que inventamos nosotras para referirnos a los tangos que tienen algún vínculo con Francia. Integran el repertorio tangos recuperados de una belleza musical admirable, como es el caso del tango “Lutecia”, de Virgilio Expósito y Héctor Stamponi, que editó la casa fundada en París por Gobbi padre. Esa casa editorial cerró, pero los compradores heredaron el catálogo. Sin embargo, pese a que los títulos figuran online como asequibles, resulta que cuando uno los pide, no los encuentran. Ya no están. “Lutecia” es uno de esos títulos, y tuvimos que recorrer un largo camino de rastreo para encontrarlo. Otra pieza mágica de nuestro disco es “Luces de París”, un tango que fue grabado en una obra del cine nacional (“Galerías de Esperanzas”) que se perdió definitivamente, como tantos otros, por el material inflamable del que estaban hechas las películas fotográficas. Los cineastas llaman “film Lázaro” a las películas que –dadas por perdidas– aparecen de golpe en alguna parte, gracias a algún coleccionista desconocido que conserva una copia, por ejemplo. “Galerías de Esperanzas” nunca apareció, pero el destino nos deparó encontrar la partitura del tango que para dicha película compusieron nada menos que Enrique Cadícamo, Carlos de La Púa y Catulo Castillo. Por eso decimos que “Luces de París” es un tango-Lázaro.

Al recorrer los nombres de las integrantes, aparecen apellidos coreanos, de Japón y hasta ucranianos ¿Cómo fue posible esa mixtura?

DS: -¡Y la directora musical y arregladora de todos los tangos de nuestra orquesta es nacida en Santiago de Chile! La amistad y la admiración recíproca es la clave constitutiva de nuestra orquesta. Las músicas se conocían unas a otras y se fueron recomendando mutuamente. Cuando nos juntamos para el primer ensayo advertimos la razón de la serie: éramos todas mujeres y todas teníamos distintas nacionalidades. Sciammarella Tango es la prueba viviente del lugar que ocupan en el tango hoy, tanto la mujer como la extranjería.

Sos doctora en física, investigadora... ¿Qué caminos se juntaron para que te dedicaras a cantar tangos?

DS: -La voz fue siempre para mí un objeto fetiche. Siempre disfruté del canto y especialmente del canto grupal, de la voz adivinada en el otro, de la sensación de la voz ajena en uno. En el curso de mi tesis doctoral, que versaba sobre temas de topología, apareció un día la posibilidad de aplicar el método que estábamos desarrollando a una señal de voz, y ahí se juntaron los caminos.

A pesar del paso del tiempo, el tango suele estar estigmatizado como machista ¿Cómo va ganando espacio una orquesta integrada por mujeres?

DS: -Es importante recordar que desde la primera hora hubo cancionistas, instrumentistas, compositoras, creadoras de orquestas de señoritas – basta nombrar a Paquita Bernardo. Nosotras creemos firmemente en el efecto tácito que produce en el espectador la orquesta femenina de tango. Y creemos que tangos como “Bajo el cono azul”, una pieza magnífica en sí misma, duplican su fuerza si están interpretados por mujeres. Los tangos con letra ‘machista’ pueden convertirse mágicamente en tangos de protesta, si el intérprete es femenino.

Decir tu apellido, invita a la asociación directa con Rodolfo Sciammarella, un autor quizá no muy reconocido pero autor de obras fundamentales del cancionero argentino. En tu trabajo de rescate de tangos perdidos ¿qué te sorprendió de la obra del autor de “Por cuatro días locos”?

DS: -Sciammarella sorprende siempre, porque todos han coreado sus canciones sin saber que le pertenecen. A nosotras que lo hemos estudiado, también nos ha sorprendido, en tanto es parte de una historia que conocemos muy bien pero siempre parcialmente. El tango es todavía víctima de su propio éxito: hay tangos tan buenos, que resulta inevitable la atracción que nos lleva a volver sobre los mismos temas. Pero esa fuerza atractiva tiene un efecto centrífugo, que ha expulsado de su centro muchísimas piezas valiosas, que se pierden inevitablemente si nadie se pregunta por ellas. Los primeros ‘tangos recuperados’ que descubrimos fueron de Sciammarella porque estábamos trabajando sobre su obra. Pero con ese descubrimiento entendimos que detrás de aquella puerta clausurada en nombre del azar, hay muchas otras puertas, que aún no abrimos.

¿Cuánto de ciencia hay en la música y cuánto de música en la ciencia?

DS: -No parece ser un tema de medida. Se puede hacer ciencia con o sin arte, y se puede hacer arte con o sin ciencia. Hay teoremas bellos. Otros no tanto. Los caminos de la ciencia y del arte pueden ejercerse en casi perfecta ignorancia recíproca, sin que por eso ni una ni el otro pierdan contundencia o validez. Lo que ocurre es algo muy simple: detrás del arte o de la ciencia hay hombres y mujeres, que dudan, entienden, conciben, afirman, niegan, quieren, no quieren y, también, imaginan y sienten. Eso habilita mezclas en cualquier medida, o mejor … mezclas que se elaboran a la medida de cada uno.

 
+Entrevistas

Sciammarella Tango
Presenta "Mimi Bohème"
Tangos Franco-Argentinos
(Concierto Presentado En El Marco De Vivi Francia Y Mujeres En Mayúsculas)
Viernes 22 De Septiembre, 19 Hs.
Auditorio Alianza Francesa De Buenos Aires
Av. Córdoba 946 - CABA
Primer Piso

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar