PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Cardenal Domínguez y Mario Cárdenas
En San Telmo, el tango viene pidiendo pista
Desde el miércoles 12 al domingo 25 de julio, se realizará la segunda edición del encuentro tanguero en Pista Urbana, con diferentes actividades y un cierre con la Orquesta Típica Fernandez Fierro
 
Foto Cardenal: Pablo Maggio
por Gustavo Grosso 11.07.2017

Serán dos semanas a todo tango, donde músicos y cantores se mezclarán con libreros, donde la tradición musical bien porteña dirá presente. Se trata de la segunda edición del ciclo El tango pide pista, que irá desde el miércoles 12 al domingo 25, en el ya tradicional rincón de Pista Urbana, en Chacabuco al 800, bien en el corazón de San Telmo. Se trata de un programa para disfrutar de ocho noches y dos tardes mágicas con un cierre a toda orquesta, gratis, en la calle y para todos los vecinos con la OTFF (Orquesta Típica Fernandez Fierro).

El ciclo propone un recorrido por las letras y la música del género: tango, milongas y valses de diferentes épocas y estilos. Variedad de artistas y ángulos de abordaje de la música de Buenos Aires.

El Tango pide Pista II está organizado y producido por Jorge Sábato, amador del género y por Mónica Lacoste. Sábato es un reconocido arquitecto, ganador de innumerables premios en su profesión, y además es cantante y productor del grupo Amadores del Tango y organizador de los ciclos de tango y jazz en Pista Urbana. Lacoste, en tanto, es actriz y una de las fundadoras del Grupo de Teatro Catalinas Sur e integrante del Teatro del Sur en Buenos Aires.

Boletín Folklore charló con dos de los protagonistas de este ciclo. Uno de ellos es Cardenal Domínguez, quien junto al guitarrista Hernán Reinaudo, interpretará tangos y canciones criollas que formarán parte de su próximo disco. Además, incluirán obras propias y de otros artistas contemporáneos como Juan Lorenza y Lisandro Aristimuño, entre otros.

Se viene el ciclo el Tango pide pista, y vas a estar acompañado por Hernán Reinaudo ¿Qué repertorio tenés pensado?

Cardenal Domínguez: -Vamos a abordar un repertorio de tangos, canciones criollas y algunas composiciones nuevas, tanto nuestras como de otros colegas.

Tenés un vínculo muy fuerte con las canciones camperas, con lo criollo ¿Cómo llegaste al tango? ¿Que pasó que  un día te hiciste tanguero?

CD: -Llegué al tango de mano de Ángel Rico, yo tenía unos 20 años, tocábamos juntos y un día nos propuso acompañarlo en un proyecto en el que él caracterizaba a Gardel, así que desde la guitarra comencé a descubrir ese universo gardeliano, de tangos y canciones criollas. Al apartarme de ese proyecto, comencé a cantar esos tangos (de eso hace ya más de 20 años). Y bueh, aquí me tienen...

Si bajara un extraterrestre y te preguntara quién fue Gardel ¿Cómo lo resumirías?

CD: -Sin duda fue un artista inquieto y talentoso que supo integrar en su canto la música de la llanura que habitaba con esa nueva música que crecía en la ciudad, desarrollándola e instalándola definitivamente, no sólo en nuestro país, sino que en el mundo entero. El tango canción encuentra en él a su mayor representante y acaso creador, siendo de ésta manera un referente ineludible de nuestra cultura.

¿Cómo fue tu infancia musical? ¿Qué escuchabas y cuáles son los sonidos que guardaste para siempre?

CD: -Mi infancia musical fue muy variada, mi madre escuchaba música melódica, Sandro, Julio Iglesias, etcétera, cosa que nunca me atrajo. Mi padre si bien amaba el tango, al ser cuyano, la música que escuchaba era folclórica, y de ese folklore lo que atesoro especialmente es a Jorge Cafrune, la voz de Mercedes Sosa y a Atahualpa Yupanqui. Por otra parte el rock estaba ahí, así que Pappo, Charly García y en especial Spinetta (en todos sus formatos), formaron parte importante de esos sonidos que uno atesora para siempre.

La charla se extendió a Mario Cárdenas. "El mejor cantante de tangos de su generación", vuelve a los escenarios luego de 20 años de ausencia. Cárdenas en verdad no existe, sino que es un personaje creado por el cantante y bandoneonista Luis Longhi. "El tango es la esperanza de un pueblo que lucha por un destino de igualdad, independencia y libertad", dice Cárdenas, en su regreso.

Mario, usted dice que "Gardel no fue solamente el padre del tango, también fue su madre" ¿Cómo lo conoció al Zorzal? ¿Qué aprendió Gardel de usted?

Mario Cárdenas: -Sí, es cierto. Padre y madre del tango. Él solito inventó todo. Cuando Gardel canta y graba “Mi noche triste” en 1917, primer tango canción, con ese tango él inventó, estableció las formas de respirar, de frasear, de pronunciar, en fin, de cantar el tango. ¿Cómo lo conocí? ¿Pero qué dice? Él murió en el 35 y yo nací en el 55. Pero vea, mire, entiendo su pregunta. Yo a Gardel lo conocí en mis sueños. Le voy a contar algo muy íntimo. Contaba mi madre que mi primera palabra fue “Gardel”. Siempre me pareció una exageración poco creíble, pero vea, desde muy pequeño, le diría que desde mis 4 o 5 años, no había noche que no soñara con Gardel. Con la sonrisa de Gardel, el canto de Gardel. Con el mismísimo “mudo” en cuerpo y alma compartiendo su arte conmigo. En mis sueños nos hicimos muy amigos. Él me daba clases de interpretación. Me decía: “Todos mis secretos sólo para vos Marito”. En la escuela ya tenía aburridos a mis compañeritos hablándoles del Mudo. Decían que era mi amigo imaginario. Qué bronca me agarraba cuando me decían esa pavada. Minga de imaginario. Gardel fue el gran maestro de mi vida. Qué importa cómo logró comunicarse conmigo. Con el Morocho recorrimos juntos París, New York, Buenos Aires. Me acostumbré a hablar de Gardel en tiempo presente. Me gustaba irme a dormir tempranito para optimizar mis ratos con él. Pero ocurrió un día, una noche en realidad, en que tuve una espantosa pesadilla que luego derivó en años de terapia. Soñé con el accidente de Gardel, y yo estaba ahí, a su lado, pero no pude salvarlo. Se murió en mis brazos Gardel. Se da cuenta lo que le digo. ¡No pude salvar a Gardel! Y desde esa noche no pude soñarlo más. Y eso es algo que me desespera. Muchas noches antes de acostarme me pongo a escucharlo para estimular a que se me aparezca en mis sueños, tengo muchas preguntas que hacerle, muchas más cosas por compartir con él.

¿Cómo es éste regreso? (o será que nunca se fue...)

MC: -Yo creo que el tango es una bendición del cielo, pero también estoy convencido que lo peor del tango es la obsecuencia de los tangueros, una persona que escucha tango, baila tango, sueña tango, piensa tango, escribe tango, esa persona estropea al tango. En un momento de la vida, los que militamos dentro del tango, debemos tomar distancia para verlo en perspectiva y volver luego con más fuerza, más creatividad. Yo me tomé mis 20 años de ostracismo por lo que le acabo de contar. Y aquí me tiene, después de 20 años alejado del tango estoy con la fuerza de un toro para llevar al tango a un renovado plano de popularidad (que nunca lo ha perdido) y sobre todo de masividad (algo que sí, quedó casi en el olvido).

¿Que extrañó todo ese tiempo que estuvo lejos de la Argentina, de la calle Corrientes?

MC: -La radicheta.

¿Qué le pasó en la pierna, que camina con renguera?

MC: -¿Mi renguera? Se conformó en dos etapas de mi vida. Una de pibe. Mi viejo siempre me decía: “Marito, vos vas a llegar bien alto, bien alto”. Una madrugada me despierta con las valijas listas y me dice: “Despertate Marito, tenemos que escalar el Aconcagua”. Andaría por los 6 años, yo. No entendía nada. Cargamos unos cuantos bolsos en el DKW y nos fuimos para Mendoza. Unos inconscientes. Después de tres días llegamos. Carolita, mi madre, se instaló con unos termos de mate cocido y unos bizcochitos de grasa en la base de la montaña, ja, ja, se pensó que en un rato íbamos y volvíamos. Con mi viejo ascendimos unos 200 metros, yo me resbalé y me quedé con la gamba torcida, el tobillo se empezó a inflamar, me dolía como loco pero mi viejo quería seguir, ascendimos otros 300 metros más pero mi gamba ya no daba para más. Mi viejo me cargó en sus hombros y me ayudó a bajar. Cuando Carolita nos vio venir se puso muy contenta por lo rápido que habíamos “escalado el Aconcagua” y pensó que mi viejo me traía en andas como premio. Ni se dio cuenta en ese momento que yo no podía caminar. Ahí quedé medio chueco pero eso no impidió que avanzara en las inferiores de Deportivo La Plata como un intrépido marcador de punta izquierdo. En un partido corriendo bien pegadito a la raya, tal era mi función, un puntero muy aguerrido me pegó un topetazo tremendo, pegué primero contra el lineman, luego contra el banco de suplentes y mi vuelo culminó contra Yoli, una foxterrier que oficiaba de mascota oficial del club. Bueno, así se completó definitivamente mi renquera. Y claro, a los que cojeamos, como Astor o como yo, nos es más cómodo tocar el fueye de dorapa.

¿Con qué expectativas espera este Tango Pide Pista II?

MC: -En este encuentro confluye no sólo el presente sino el futuro del tango. En este Tango Pide Pista va a quedar establecido que el tango no es una frase hecha o una imagen vieja de tarjeta postal sino que el tango es un arte en continuo movimiento y el movimiento avanza, no retrocede. Este encuentro será la revalidación del tango como expresión popular de un pueblo que lucha.

 
+Entrevistas

El tango pide pista II
Primera semana del miércoles 12 al sábado 15. Todos los espectáculos a las 21hs, con entrada a $200, excepto el del sábado 15 en la función de las 18hs “Corazón en Llamas” $100 - Cinco recitales
Segunda semana del miércoles 19 al sábado 22, todos a las 21:00hs con entradas a $200. 
Gran cierre gratis y en la calle con la OTFF (Orquesta Típica Fernandez Fierro) el domingo 23 a las 15:00 hs. Cinco recitales
Abonos: 8×6 y 4×3. Venta anticipada: mieìrcoles a saìbados de 18 a 20 hs. en Chacabuco 874

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar