PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Dulio Moreno, de Almalusa, Ana Kusmuk, de Fadeiros y Mariana Accinelli
Se viene el tercer Festival Porteño de Fado y Tango y BF charló con sus protagonistas
 
Foto: Fadeiros por Marcela Martínez
por Gustavo Grosso 10.10.2017

El tercer Festival Porteño de Fado y Tango se realizará los días 12, 13 y 14 de octubre con conciertos gratuitos en las salas: Teatro Monteviejo y el CAFF (Club Atlético Fernandez Fierro) situados en el tradicional barrio del Abasto.

La edición 2017 (la primera fue en 2012 y la segunda en 2014) propone la convivencia real de estos dos géneros nacidos en los suburbios de ciudades de puerto, dando lugar a los nuevos artistas y a los que ya vienen haciendo un camino hace tiempo. Contará con la presencia de la invitada de honor desde Portugal, la fadista Mafalda Arnauth, acompañada por Ramón Maschio en guitarra. Desde Chile, el proyecto “Fado al sur del mundo” y los locales Fadeiros, Almalusa, Luz de Lágrima, Mariana Accinelli, Hernan Lucero y Orquesta y Karina Beorlegui, quien además es creadora del Festival.
Boletín Folklore habló con algunos de los principales protagonistas del encuentro

Dulio Moreno, de Almalusa

Almalusa nace a principios del año 2012 como un proyecto de exploración musical iniciado por María Laura Rojas y Dulio Omar Moreno, dos cantantes argentinos de raíces portuguesas. A esta iniciativa se suman los guitarristas Juan Pablo Isaía y Luis Cativa Tolosa. En el 2014 componen sus primeros fados originales. En el 2015 incorporan la guitarra portuguesa y se une a ellos el contrabajista Martín Pantuso.  En colaboración con la cantante paulista Patricia Souza han creado un cruce con canciones de Brasil en el espectáculo "Mar de Saudades" (2014). En 2015, Almalusa edita su primer trabajo discográfico con el apoyo de la Embajada de Portugal. La banda ha participado de las dos ediciones del Festival Porteño de Fado y Tango y de las cuatro últimas ediciones del Buenos Aires Celebra Portugal.  A fines del 2015 crea el espectáculo “Casa de Fados”. En dicho espectáculo se recrea la atmósfera de las míticas Casas de Fado lisboetas, apelando a la supresión de la amplificación y de la iluminación escénica artificial y dividiendo el espectáculo en varias intervenciones cortas.

El Festival Porteño de Fado y Tango cruza dos géneros musicales ¿Qué tienen el común el tango y el fado? ¿En qué se parecen?

Dulio Moreno: -Fado y tango se relacionan fundamentalmente en la significancia que cada uno de esos géneros tiene para el pueblo que representa y en los motivos de sus letras. Ambas canciones, son netamente urbanas, citadinas, que se nutren de historias cotidianas, del día a día. Si bien muchos destacan al fado como un género desgarrador, esa no es una característica excluyente. Hay fados más alegres y picarescos, que cuentan historias sencillas y claro, los que hablan de desamores o son mucho más introspectivos. Lo cierto es que como destacamos estas analogías entre fado tango, también es muy importante destacar que ambos géneros tienen orígenes diferentes, pero el desarrollo que han tenido (en tiempo y espacio: finales del siglo XIX y principios del XX, ciudades portuarias) ha sido similar y de allí las analogías.

Dijeron presente en las dos primeras ediciones del festival ¿Qué tienen pensado para esta fecha que se viene?

DM: -Para nosotros participar de este evento es una celebración. No solo desde lo musical sino también desde lo afectivo, porque significa la posibilidad de encontrarnos y compartir con otros intérpretes amigos que a lo largo del año no llegamos a ver. Como banda, venimos con una agenda bastante intensa de presentaciones, con lo que el festival nos encuentra totalmente activos y entusiasmados. Haremos una muestra del repertorio que estamos presentando en nuestro espectáculo “Casa de Fados” en el que abordamos un repertorio muy tradicional. El festival es un compendio que ofrece tres cosas maravillosas al mismo tiempo: reunir a los interpretes locales de este género (cada uno realizando un abordaje diferente), dialogar con otro género análogo (el tango) y encontrarse con una gran artista internacional y originaria de la cual aprender.

Los sonidos del fado suenan a veces desgarradores, atraviesan... ¿Qué les significa a Uds. cantar fados?

DM: -Para nosotros cantar fados significa remembranza y desafío. Remembranza en primera instancia porque es recordar a nuestros abuelos y bisabuelos. Es traer a la memoria momentos de nuestra infancia compartidos con ellos en los que los fados eran la banda sonora. Es imposible que en cada presentación no pensemos en ellos. Y desafío, porque así lo consideramos y doblemente. Por un lado, el hecho del desafío artístico en sí y eso remite más a nuestro lado profesional, al hecho de poner lo mejor de nosotros para brindar lo mejor en cada presentación. Y por otro, el desafío de ser capaces de tomar esas canciones, hacerlas propias y ponernos en la piel de esos personajes o por qué no, resignificar aquellos fados más introspectivos trayendo a la memoria historias y memorias personales.

Almalusa es una mixtura de raíces portuguesas y argentinas ¿Qué caminos recorre el grupo? ¿Cuál es la búsqueda desde un escenario?

DM: -Si bien ambas raíces están presentes, Almalusa no es un grupo de fusión, por lo tanto, al no cantar tangos o incorporar instrumentos no tradicionales al género, consideramos que nos apegamos a un costado más clásico y tradicional. Y el camino y la búsqueda que recorre el grupo es ese. Desde lo técnico, cada uno busca afianzarse en la interpretación del género, explorando desde lo vocal y lo instrumental diferentes variantes noche a noche. Y a su vez, como el fado es un género vivo que sigue creciendo, también nos hemos puesto otro desafío que es el de componer nuevas obras. Al momento ya contamos con cuatro temas inéditos en nuestro haber y tenemos otras composiciones en proceso de creación. Así honramos al fado haciendo una mixtura de clásicos inolvidables pero también dando lugar a la creación y a los sentimientos propios. Algunas de esas composiciones estarán incluidas en nuestra presentación del 13 de Octubre en el CAFF.

Ana Kusmuk, de Fadeiros

Ana Kusmuk en voz, Patricia Álvarez en guitarra y voces, Pepa Vivanco en flautas y voces, Carlos Palacios en guitarra portuguesa, mandolina y guitarra, Mariano Gora en clarinete, flauta y percusión y Nicanor Suárez en contrabajo son Fadeiros, un grupo de músicos argentinos que desde hace casi diez años nos traen la música de los puertos de Portugal, llena de magia y poesía. Han editado los discos “Fadeiros” (2007), “Cada vez mais português” (2010) y "Tanto Mar" (2013).

¿Cómo se armó Fadeiros? ¿Cómo se gestó tu vínculo con la música de Portugal?

Ana Kusmuk: -Fadeiros comenzó hace más de diez años con la inquietud de expresarme a través de esta música portuguesa tan particular, el fado. En ese entonces me acompañaba sólo Patricia en la guitarra. Luego, con el devenir del placer y las espontáneas presentaciones, compartiendo fados con el público dispuesto a disfrutarlo con nosotras, se fueron sumando el resto de los integrantes y se contagiaron un poco (o bastante) de la simpleza de estas armonías tan encantadoras...
No fue por poco difundida que escogí esta música, ni por excéntrica, sino por haberme transmitido tanta esencia intacta, aunque me llegara de tierras lejanas. Hay mucha sensibilidad compartida con el género y con las historias que cuentan las letras... No resulta ajeno sino familiar al oído. Es fácil compenetrarse con el fado y hacerlo un poco propio... por un rato... Por suerte, no hay barreras que se interpongan en la elección del músico, en este caso. La re interpretación de la música portuguesa, desde Argentina, con una vena nuestra y hasta animándonos a incorporar instrumentos latinoamericanos combinados con el tradicional sonido de la guitarra portuguesa, para mi, para nosotros, dio frutos jugosísimos...

¿Cuál es tu rol en Fadeiros?

AK: -Soy Ana, la voz cantante...

¿Ya habías participado del Festival Porteño de Fado y Tango? ¿Cómo vivís este encuentro?

AK: -¡Afortunadamente sí! Fuimos de los primeros en participar ¡y con gran placer! ¡Y estuvimos presentes varias veces, si no en todos los festivales! Nos conmueve el trabajo arduo de Karina por promover el fado en Argentina. El hecho de haber gestado esta unión entre los dos géneros: fado y tango, es una idea valiosa que nos trae a Portugal más cerca de Argentina, o nos acerca más a esa cultura que respetamos y honramos desde la música... Y además, pone en evidencia o recuerda también el gusto de los portugueses por nuestro tango...

El grupo ya tiene tres discos editados ¿Están trabajando en algún nuevo proyecto discográfico?

AK: -Tenemos tres discos editados: "Fadeiros","Cada ves mais portugues" y "Tanto Mar" (éste último grabado en vivo en Café Vinilo y producido por el sello Vinilo Discos) Y por supuesto, ya estamos llevando al escenario y "fogueando" el nuevo material que integrará nuestro cuarto álbum, que esperamos con mucho anhelo grabar dentro de muy poco tiempo...

¿Qué análisis podes hacer del fado en Argentina?

AK: -Somos pequeños embajadores del fado en la Argentina, como nos definió alguna vez una luso descendiente... El placer y el sabor de compartir este género aquí en Buenos Aires es latente y verdadero... La gente acude a los encuentros que convocamos y se va empapando de lo desconocido o recuerda lo que alguna vez escuchó e investiga a través de nosotros, los que encontramos el placer de interpretar, desde diversos enfoques, la música tradicional de Portugal.

¿Qué te parece que tienen en común el fado y el tango? Te parece que el fado haya tomado algún elemento de tango en los grupos argentinos?

AK: -Bueno, aquí siempre recuerdo unas palabras de Karina Beorlegui de las que me gusta hacerme eco: "El bandoneón es al tango lo que la guitarra portuguesa es al fado" Fadeiros, en particular, acentúa musicalmente, en varias ocasiones, la cadencia tanguera que escucha en algunos fados... y que se da con absoluta fluidez... Y además, como es sabido, los dos géneros son nacidos en la misma época, a principios del siglo XIX y preservan esa nostalgia "portuaria" propia de los inmigrantes, viajeros, trabajadores, enamorados o desengañados.

Mariana Accinelli

Docente de canto. Descubre el fado hace más de quince años. Conmovida por la canción nacida en los barrios populares de Lisboa, comienza a investigarla mientras inicia su camino como cantante solista y en 2010 lo elige como género principal, incorporando también el tango a su repertorio en 2012. Desde 2011 viene presentándose, junto a Diego Capaccioli, Leandro Cacioni y Hernán Crespo en Café Vinilo, Clásica y Moderna, Notorious, La biblioteca café, Buenos Aires Celebra Portugal, Festival de Fado y Tango 2012 y 2014,  Teatro de la media legua, Centro Cultural Torquatto Tasso, entre otros  reconocidos  escenarios de la Ciudad de Buenos Aires y GBA.  En 2012 edita su primer disco "Dos Orillas" Fado & Tango, con gran repercusión por parte del público y los medios de prensa.  Actualmente se encuentra trabajando junto a Diego Capaccioli en los arreglos de los temas que formarán parte de su segundo CD. 

¿Cómo se gestó tu vínculo con el fado?

Mariana Accinelli: -Descubrí el fado hace alrededor de 15 años, escuchando un CD de Dulce Pontes, “O primeiro canto”, me llegó muchísimo la belleza de su voz y muchas de las canciones. Luego descubrí a Amalia, Mariza, Mafalda Arnauth, Misia, entre otras fadistas. Hay algo muy profundo en la sencillez de la poesía, la armonía y la melodía de los fados. Otro momento que fue fundante en mi encuentro con el fado fue un viaje que hice también hace alrededor de 15 años a Lisboa. Yo paseaba por las callecitas angostas del barrio de Alfama y mientras caminaba empecé a escuchar una melodía; sonaba una voz quebrada, honda, cantada por una mujer asomada a la ventana y quizás fue toda la escena lo que me emocionò. Creo que uno puede cantar cualquier música si se conecta desde la emoción…y no es condición tener raíces o descender de una cultura determinada para que eso se dé. La música tiene algo de universal como quizás lo tenga el arte en general. Y bueno, a partir de allí empecé a cantarlo, a estudiar fonética portuguesa, a investigar el estilo… y el fado fue parte de mi cotidianeidad.

¿Y cómo llegaste al tango? ¿Qué tiene el tango que no tengan otros géneros musicales?

MA: -Y paradójicamente, siendo porteña, al tango llegué después. Si bien era un género conocido y escuchado por mì, no me decidí a sumarlo al repertorio sino hasta después de cantar fado. Hay un dramatismo, una hondura de sentimientos en ambos géneros que los hace muy cercanos, conmovedores también por su poesía y pienso que desde allí me convocan a cantarlos.

Estudiaste Sociología, pero un día elegiste cantar y enseñar a cantar ¿por qué?

MA: -Terminé la carrera de Sociología, trabajé dando clases en la Universidad, y paralelamente siempre canté, desde chica, en coros, grupos vocales, como hobbie, hasta que ingresé a la Carrera de Intérprete de la Escuela de Música Popular del SADEM, y a partir de allí comencé a pensar que la música podía ser mucho más que un hobbie. Canté en otros grupos previamente: de folclore argentino y del mundo, hasta que en 2010 me encuentro con Diego Capaccioli y Leandro Cacioni-ambos guitarristas-que deciden acompañarme en este camino, al que luego se suma Hernán Crespo con su acordeón. La docencia viene a la par que mi formacìón en el Método Rabine de Educación Funcional de la Voz. Un hermoso camino de descubrimiento y crecimiento, no sólo desde lo vocal sino desde lo personal. Y me encanta brindar lo que aprendí y sigo aprendiendo hasta el día de hoy (nunca dejaré de tomar clases) en mi trabajo como maestra de canto.

¿Qué análisis podes hacer del fado en Argentina?

MA: -El fado en Argentina es bastante variado, por suerte!. Hay algunos grupos que siguen una línea más tradicional, otros que hacen una exploración un poco más teatral, desde la música y la poesía, la diversidad en la instrumentación también nos hace a todos diferentes, la búsqueda de arreglos propios…Cada uno de nosotros lo interpreta de manera diferente y cada una de esas maneras, que tienen que ver con búsquedas personales y grupales, es muy interesante.

¿Qué tienen en común el fado y el tango? ¿Crees que el fado tomó algún elemento de tango en los grupos argentinos?

MA: -Ambos surgen de la cultura de la clase trabajadora, en ciudades portuarias, representan a sus países en el World Music Internacional y fueron declarados patrimonio inmaterial de la humanidad. Tanto el fado como el tango son fusiones de otras músicas y armónica y melódicamente tienen mucho en común. Lei hace poco y estoy muy de acuerdo que: “muchos fados y muchos tangos parece como si se hubiesen escrito después de momentos de crisis, o bajo la atmósfera de una ruptura, o al menos de una lejanía de lo amado”. En relación a la segunda parte de tu pregunta, los músicos somos personas que vivimos en un determinado tiempo y lugar y lo que atañe a estas dos variables impregna en mayor o menor medida nuestra forma de hacer música. O sea que siendo porteños seguramente hay algo del tango en el fado que hacemos pero a lo mejor no es adrede ni muy notorio y quizás esto lo note màs un portugués que nosotros al escucharlo.

 
+Entrevistas

3er. Festival Porteño de Fado y Tango
del 12 al 14 de Octubre
Entrada Libre y gratuita
Sedes: Monteviejo y CAFF
Artistas de Fado y Tango nacionales e internacionales

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar