PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Kolla Chavero y su coplas al viento
Una flor para el camino de la gente
Roberto Kolla Chavero acaba de editar su primer disco, un gran trabajo en donde reúne algunas obras de su padre y propios y que presenta este sábado 5 de agosto en la Sala Agustín Tosco de Luz y Fuerza. Paola Bernal y el Ballet Esencia de mi Pueblo serán los invitados. Además habrá una muestra Yupanquiana en el foyer.
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fotos enviadas por Roberto Chavero, de su colección familiar
por Pao De Senzi 03.08.2017

Roberto Kolla Chavero acaba de editar su primer disco, un trabajo maravilloso en el que recorre algunas obras de su padre, sus poemas, a los que les puso música, y obras propias, que transmiten la seguridad de que todavía pueden lograrse trabajos que a través del tiempo quedarán como clásicos.

Coplas al viento -así se llama este disco editado hace pocas semanas-  abreva en el sentimiento de quien lo escucha, no sólo por aquellas obras de Yupanqui que siempre están ahí, al alcance del corazón y en el oído de todos, sino también por estas nuevas canciones que su hijo trae a consideración de quienes continúan buscando un sonido que llegue al alma

Este disco es el resumen de años de cantar en vivo (comenzó a hacerlo en el año 1999, en un homenaje a su padre en Radio Nacional), recorriendo ciudades y pueblos de Argentina y otros países, como Uruguay y Brasil, cuenta Chavero. “Había hecho alguna vez un demo pero éste es el primer disco en serio. Musicalicé algunos poemas de mi padre hace muchos años, otros un poquito menos, pero son temas que normalmente integran los recitales que nosotros venimos haciendo hace años.” Dice  Chavero

El trabajo fue grabado en el estudio Casa de la Música de Villa Mercedes, San Luis, junto a músicos entusiasmados con la propuesta de revisitar obras clásicas y nuevas del cancionero folklórico. Ellos son Alberto Muñoz de Córdoba en guitarra, Pablo Giner de Santiago del Estero en piano, Javier Sepúlveda (México) en cuatro, quena, flauta traversa, guitarrón y tiple,  (arreglador además de las canciones latinoamericanas), los colombianos  David Bedoya cuatro y contrabajo y Jhon Narvaez en percusión y quena, y Rody Risatti de San Luis en contrabajo.

Es un disco que viene resumiendo los años que ha tocado en vivo, según cuenta usted….

Roberto Chavero: -Así es, nos decidimos por “Camino del Indio”, uno de los clásicos de mi padre, “La Raqueña”, que se conoció en versiones instrumentales o de Mercedes Sosa, y que mi padre nunca  grabó. En el disco pongo pequeñas referencias para que la gente que lo tenga sepa la historia de cada uno.
Tal como dice Roberto Chavero, cada tema viene acompañado de una pequeña historia o referencia de donde fue compuesto, o de dónde surge la creación de esa obra, ya sea de Atahualpa Yupanqui o propia.

Incluso aquel poema de su padre que le acercó un amigo…

RCh: -Hay una letra, la de “Por la pampa de a caballo”, que me acercó un amigo que gustaba andar por las librerías de usados de Buenos Aires y  tenía la costumbre de comprar los números de la revista Folklore. Hablamos del año 2004, aproximadamente. Un día vino con una revista y en una página había tres o cuatro poemas de mi padre que yo no conocía. Y entonces me dice: A esta le tenés que poner música. Le respondí que no era tan fácil, que me tenía que surgir la melodía. Así que se fue mi amigo,  me quedé con la guitarra en la cama, probé, con algunas melodías sobre la letra y no me salió nada. Apagué la luz y me dormí y a la madrugada me desperté, volví a leer la letra y nació esta nueva canción. Así que con ella siempre lo recuerdo a este amigo Nicolás, que fue el que me inyectó este entusiasmo para que saliera esta canción y el resultado,  según lo que me han dicho algunos, ha sido bueno.

“Paisano de Pehuajó” es otra letra de su padre que recuerda, justamente el encuentro de sus abuelos…

RCh: -Un lindo recuerdo, me puse a garabatear y salió esa melodía. A mucha gente emociona esta historia, porque ha tenido a sus abuelos en el campo y de alguna forma les evoca esa idea rural en que había siempre algún acontecimiento de ese tipo; en este caso, se perdió un caballo y mi abuelo fue a preguntar a un rancho y ahí conoció a mi abuela. Toda una estampa campesina.

También está el homenaje a Alfredo Ábalos en “Chacarera del Bombisto”

RCh: -A Alfredo lo había escuchado muchas veces, una noche fuimos a la Peña del Abasto y me conmovió su presentación, entonces esa noche escribí la letra. No quise llamarla “La Alfredo Ábalos”, por caso, porque me pareció muy pretenciosa, pero está dedicada a él, inspirada por él y creo que Alfredo es una de las voces grandes del cancionero nativo argentino, realmente un referente fundamental del canto. Un tipo admirado por todos. Yo me di el gusto de traerlo una vez a Cerro Colorado a cantar con su hijo y la verdad es que es hermoso escucharlo cantar, sus versiones son únicas.

Usted ha vivido tanto en la ciudad como en el campo. ¿De qué se nutren sus composiciones?

RCh: -Yo ahora vivo en Calamuchita, pero viajo a Córdoba, a Buenos Aires por cuestiones administrativas, aunque he nacido allí, también he vivido en el campo. De pequeño me crié en Cerro Colorado hasta que tuve edad escolar; así viví y me acostumbré la vida campera, a ensillar el caballo, ordeñar las vacas, salir a buscar un animal que se perdió, andar en el monte, estar con los paisanos del lugar, eso me dio un conocimiento muy fuerte de lo que es la vida campera, luego, desde el 78 al 93 he vivido y trabajado en el campo, haciendo el trabajo de sembrar, cosechar,  durante 15, como pequeño productor. Y luego, cuando falleció mi padre, me dediqué al resguardo y difusión de su obra. Todas esas cosas inspiran. La música y la poesía. Siempre hay algo de eso.

¿Por qué grabó este disco en San Luis?

RCh: -Yo viví unos años en Villa Mercedes, conocía el estudio, es fantástico. Estaba por grabar  en Buenos Aires y un día viajamos a la Villa a visitar a la familia, y le digo a mi mujer vamos a visitar el estudio, para ver como es, que condiciones tiene… pregunté, me pasaron el dato, arreglamos todo, y en seguida, empezamos a grabar. Allí trabajan chicos de todo el país, muy jóvenes con mucha calidad humana y eficiencia, y eso se transmite en el resultado del disco.

¿Por qué esperó tanto en trabar un disco?

RCh: -Un disco es como un libro, para mí. Yo venía haciendo este repertorio pero no podía grabar toda la selección, así que me tomé el tiempo, y la hice, pensando en el mensaje de las canciones, lo que dicen las letras, no por el peso de las canciones de mi padre, sino por una cuestión de amor propio. No es que me quiera comparar, pero San Martín ha cruzado los andes y ya era grande (risas)…  A cada uno le llega un momento en la vida, y además creo, como decía mi padre, que “nadie puede cantar si no ha vivido, se debe cantar con fundamento”. Cantar podemos todos, porque es un don que nos ha dado la naturaleza, pero si no se ha vivido, el hecho de subirse a un escenario, hacerlo bien en muchos sentidos es una responsabilidad. Hacer un disco me parece que requería mucha madurez mía, y la verdad es que estoy satisfecho, porque salió lo que yo quería que saliera, hay versiones como la de “Camino del Indio”, que son sentidas y originales, es lo que busqué. Creo que cada canción evoca algo al público, les va a llegar por alguna razón. “Por la Pampa y de a Caballo” es una canción que mi padre escribió cuando estaba lejos, eso puede llegarla a la gente que está lejos del pago, o de su lugar, y pienso que así como estas, tantas otras…

Hoy en tiempos de apuro en que urge grabar discos  y se suben a la redes, es importante y alentador escucharlo decir esto…

RCh: -Este un disco para sentarse a escuchar, y anhelo que de acá a diez años, alguien encuentre ese disco, lo ponga y sienta lo mismo que siente quien lo escucha hoy, que diga: mirá qué lindo este disco, lo que cuenta, las luchas,  los paisajes, los mensajes, los personajes, ¿quién no ha vivido alguna de esas experiencias que trae el disco?

Su padre, imagino, ha dejado en usted un gran legado. ¿Pero musicalmente, qué consejos le ha dado?

RCh: -Mi padre no aspiraba al éxito, sino a que esa versión se escuchara como un clásico, con placer, más allá de las limitaciones del vinilo, o del disco. Lo importante era convertir lo que uno hace en clásico, que alguien diga: a ver tengo ganas de escuchar ese disco, porque algo lo conmovió. Mis padres de chico me hacían escuchar música clásica en un gramófono a cuerda, se imagina la Tocata y Fuga, sonaba muy distinto en calidad a lo que hoy se puede escuchar en un equipo moderno. Pero ¿qué pasaba?, la música era tan maravillosa en ese gramófono, como lo pude ser hoy en equipos más potentes. Entonces, ¿cuál es el secreto que este disco que hacemos hoy?, que conserve ese toque clásico, un estilo tradicional, con pequeñas pinceladas en los arreglos, que demuestra que estos músicos más jóvenes saben dónde poner esas notas, porque conocen de dónde vienen esas melodías.

¿Qué prepara para la presentación de este sábado en Luz y Fuerza?

RCh: -El sábado vamos a presentar algunas de estas canciones, va a estar el Ballet Esencia de mi Pueblo que preparó algunos cuadros con temas de mi padre, estará Paola Bernal acompañándome, ella ha cantado obras de mi padre. Y en el foyer de entada habrá una muestra de fotografías, discos y los libros de mi padre que ha editado la Universidad de San Luis, esto le va a permitir al público reencontrarse con la obra de Yupanqui en forma directa y a través de sus canciones.

 
+Entrevistas

Roberto Kolla Chavero presenta en Córdoba "Coplas al Viento"
Sábado 5 de agosto 21 hs.
Sala Luz y Fuerza
Deán Funes 672, Ciudad de Córdoba
Entradas $150

Acompañan: Alberto Muñoz en guitarra, Pablo Giner en piano, Javier Sepúlveda en cuatro, quena, flauta traversa, guitarrón y tiple, David Bedoya en cuatro y contrabajo, Jhon Narvaez en percusión y quena y Rody Risatti en contrabajo
Invitados: Paola Bernal, Ballet Esencia de mi Pueblo

Además de la presentación de Coplas del viento, en el foyer de la sala podrá visitarse una muestra yupanquiana compuesta de fotografías, material bibliográfico y discográfico de Atahualpa -perteneciente a la Casa Museo Agua Escondida- y algunas pinturas del artista plástico Marcelo Vena

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar