PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Entrevista a Beto Martínez de Los Tabaleros
Desde las largas noches de peñas porteñas a la incursión en la escena indie folk
La original banda comandada por los hermanos Martínez prepara una puesta en escena para el sábado 19 de agosto en Caras y Caretas en donde recorrerán sus composiciones, en un formato que no se acotará sólo al género canción.
 
Foto: Prensa
por Pao De Senzi 09.08.2017

A veces la diferencia la marca la originalidad. En el folklore, las diferencias vienen casi siempre acompañadas de la incorporación de nuevos sonidos a los tradicionales. O acercarse al término folklore urbano, puede ser una forma de marcar esas diferencias con los clásicos del folklore, sin alejarse de las formas. Pues bien, en Los Tabaleros, todo funciona como tal, y nada funciona de ésta manera.

Nacieron como banda en los 90, mientras estudiaban en la universidad, y de a poco se fueron formando como músicos. Artísticamente llegaron con Los Chalchaleros, continuaron con Babasónicos y se desarrollaron a través de las historias oníricas de Stanley Kubric y las historias increíbles de Tarantino y los Hermanos Cohen. Jaime Dávalos les puso música a esas escenas, que de a poco fueron transformando la inspiración, impregnada de asfalto de la ciudad, sin más, como dicen ellos: “El folklore es nuestro lenguaje pero vivimos en la Capital Federal y no pretendemos emular a la montaña o al rebenque cuando en realidad nos pasan otras cosas”.

Los Tabaleros es una banda formada por los hermanos Roberto y José María Martínez en guitarra y voz, Daniel Giannico en guitarra y voz, Pablo Berreta en bandoneón, Ignacio Díaz en percusión, Félix Mateos en bombo y voz, Joaquín Lagos en bajo y voz, Daniel Ferretti en weissenborn. Su primer disco fue del 2009, -Carmesí- y actualmente preparan el cuarto trabajo que verá la luz pronto. El próximo 19 de agosto presentan en Caras y Caretas el espectáculo Nebulosa, fantasía folclórica: “Es una retrospectiva de todos nuestros años de búsqueda. No será el primer teatro conceptual que encare la banda, pero sí podemos adelantar que en este estamos haciendo una gran apuesta. El show estará dividido en 5 capítulos. Cada uno desarrollará un concepto que tiene que ver exclusivamente con nuestro subconsciente y van a ser precedidos por instalaciones de distintas índoles. En el pasado ya hemos hecho cortos exclusivamente para los teatros o desarrollado la capacidad de tocar a ciegas. Son desafíos que nos motivan, nos divierten y sobre todo nos enseñan. Nunca dejamos que nuestro imaginario se acote al formato canción. Tampoco somos actores de comedia musical, pero sí nos gusta generar una masa amorfa de nuestro mundo particular. De ahí la Nebulosa que verán el 19 en la Sala Caras y Caretas de Buenos Aires”, -anuncia Roberto “Beto” Martínez, voz de Los Tabaleros desde Buenos Aires-.
 
La banda surgió en el seno de las peñas porteñas, recreando clásicos del folklore tradicional y de a poco fueron trasformando su impronta y repertorio hacia la fusión y otros formatos, como los teatrales y las puestas en escena musicales y artísticas. Han tocado en  acústicos, han hecho teatro a ciegas,  y recitales en la escena del rock nacional. La versatilidad de la banda le permite dialogar musicalmente y en escena con artistas como Vitillo Abalos o bandas del ambiente del folk, swing y bluegrass, como en sus últimos conciertos. Todo esto sumado a una buena apuesta a lo visual, en cuanto a los videos y las presentaciones en vivo, siempre originales. Hablamos con Beto, y nos contó de qué viene su impronta y y aquella idea de Chango Farias Gómez, que proponía pensar que  “La música es una sola: sin límites, sin fronteras” 

Ustedes han comenzado en el folklore. Luego han desarrollado un estilo muy personal, más ligado a la fusión, o al rock y el blues. Folklore urbano podría ser una buena definición, pero… ¿cómo lo definen ustedes?

Beto Martínez: -Es un capricho. El capricho azaroso de compartir y de venir de mundos opuestos. Somos como un mestizo; un paria sin gueto. Algo difícil de catalogar aún para nosotros, pero entendemos esto: la energía del rock de aquellas grandes bandas y la energía del folklore que nosotros idolatramos es algo que podemos graficar como estar al borde del abismo y la sensación de la nada no tiene género.

¿Cómo fue esa transformación del principio folklórico a la de hoy?, ¿ocurrió naturalmente o se dio de otras formas?

BM: -Todos nuestros crecimientos fueron lentos como una babosa. Adolecimos en un circuito de bandas universitarias, muchas de chicos de distintas provincias que estudiaban agronomía y sentían nostalgia de sus casas y desde ahí fuimos creciendo a partir de una ignorancia total a la necesidad de expresar cosas nuestras. No teníamos cinco meses de banda que cuando cantábamos las canciones de Los Chalchaleros y nos decían que éramos iguales a ellos y ya nos molestaba. La necesidad de redefinirnos era clara, pero en nuestra época no había tutoriales en youtube, nadie nos enseñaba y tampoco nos dejamos enseñar. Pecado de la explosiva juventud.

Lo que siempre tuvimos fue un carácter dramático al borde del punk. Si va a ser malo, al menos que sea fuerte. Pero ahondando en los grandes compositores como Petrocelli, Lalo Herrera, Castilla y Jaime Dávalos nos dimos cuenta de la profundidad del estilo; del existencialismo manifiesto en una generación dorada que elevaba nuestro lenguaje. Algo que claramente no encontrábamos en gran parte de la escena del rock. Nuestra admiración por ese puñado de grandes compositores nos inclinó paulatinamente a componer. Tardamos un par de años en lograr un repertorio totalmente propio pero todavía me acuerdo de un recital en la peña de Los Hermanos. Chillado Biaus en la que sentimos la emoción gigante de tener una lista de temas totalmente nuestra y de poder cantar nuestra verdad.

¿De qué se nutre la música de Tabaleros, ayer y hoy?

BM: -En primera medida de un prisma y un mundo muy personal. En nuestra obra se resbalan nuestras internas, nuestro humor, nuestra forma de ver la vida. También no nos sesgamos exclusivamente a la música. Creo que el cine y directores como Scorsese, Tarantino y los Hermano Cohen nos han maravillado con su imaginario al punto de enloquecer y querer plasmar muchas cosas atrapadas en nuestra imaginación. En un comienzo cuando teníamos 20 años tomábamos whisky y debatíamos sobre la composición de Jaime Dávalos. El rock sónico con Juana la Loca, Babasónicos y Los Brujos nos asombró y tratamos de estar atentos y receptivos a un nuevo sonido. Pero sin embargo, nunca quisimos dejar la guitarra criolla y el parche del bombo como el sello de nuestro color. Es eso lo que entendimos desde chicos; que se puede hacer rock tocando una criolla y que se puede hacer folklore sin hablar de vaquitas y tranqueras. Hoy la composición esta de alguna forma sujeta a que ya hicimos tres discos, a que hacemos un esfuerzo por no repetirnos al mismo tiempo que afianzamos una identidad que es nuestra y que cuidamos como el más preciado de los caprichos.

¿Qué temas inspiran sus letras?

BM: -Creo que nos cuesta separarnos de los vicios y de la tragedia del romanticismo. Si nos dejan sueltos el desamor y la alegría de corregirlo es lo primero que nos llega. Pero disfrutamos de no ser obsecuentes con el género que más amamos, sino ser cómplices en el entendimiento.

¿Podrían contarnos sobre el video y el tema “Chiquita”?

BM: -Ésta canción que hizo mi  hermano José creo que tiene unos cuantos destellos de Kubrik y su perversa Lolita pero también que desnuda la profundidad suicida con la que Los Tabaleros y quizás los folkloristas sentimos el amor. Para el clip quisimos no seguir el libreto de mostrar la banda, y una historia paralela donde los personajes son claramente más hermosos que nosotros y modelos de pastas de dientes. Queríamos de alguna forma sorprender y mostrarle a la gente que aunque casi todo el tiempo no estemos hablando en serio, sentimos profundamente.

¿Cómo surge la banda? Desde dónde llegan sus integrantes?

BM: -Nos juntábamos en la casa de un amigo a ensalzar nuestras mentes y una vez regadas, jugar de forma atroz a ser ídolos de la música. En ese momento el único que sabía tocar un instrumento era mi hermano. Poco queda de ese comienzo. Solo nosotros dos. Aunque el gen bárbaro y de clan sigue vivo y es lo que nos mantiene hace muchos años juntos sin ambicionar el éxito a cualquier costo y buscando profundizar en lo que más nos divierte hacer. Hoy la banda está compuesta por amigos que vienen tanto del mundo del folklore y de las largas noches de peña como de nuestras incursiones en la escena indie folk.

¿Están preparando nuevo disco, se puede contar algo de esto?

BM:- Podemos anticipar que durante el año estamos adelantando una pequeña célula de lo que vendrá pero el momento actual es compositivo. En noviembre nos vamos de gira a Bolivia y a la vuelta de nuestra gira dedicaremos el verano a grabar con la alegría del torso desnudo. Se llamará Chuy y no será la contraposición de Tuy! Por el frio/calor sino que vendrá con olor a fanfarria veraniega; a Delta y al peligro de la noche infinita.

 
+Entrevistas

Los Tabaleros presentan su espectáculo “Nebulosa, fantasía folclórica” Sábado 19 De Agosto a las 20 hs. en la Sala Caras Y Caretas, Sarmiento 2037, Capital
Anticipadas en venta por www.tuentrada.com desde $200.

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar