PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 

Marina Cañardo
"Todas las músicas son susceptibles de lecturas políticas"

Gustavo Grosso conversó con la autora del libro Fábricas de Músicas, un gran trabajo de investigación y recopilación sobre los comienzos de la industria discográfica argentina.

 
Foto: Prensa
por Gustavo Grosso 05.12.2017

La historia de la música y la industria cultural es un terreno curioso, resbaladizo y abundante en relieves. Marina Cañardo, doctora en música y musicología, un día comenzó a investigar lo sucedido en Argentina, específicamente el tiempo de los comienzos de la industria discográfica nacional. Y escribió un libro -Fábricas de Músicas- donde las imágenes de publicidades de época y los catálogos de la década de 1920 lo transforman en un tour entretenido y atrapante para expertos y lectores curiosos por igual.

A la distancia, y con los múltiples formatos en que hoy escuchamos música, es muy difícil imaginar el impacto que tuvo la aparición de la música grabada ¿Qué significó para la sociedad el boom de la fabricación de discos?

Marina Cañardo: -Es cierto que por fuerza de la costumbre, se ha "naturalizado" la escucha de la música grabada. Sin embargo hace poco más de un siglo atrás, nada tenía de "normal" eso de "escuchar voces" de gente que no está. El primer boom en la producción de discos se produjo en la década de 1920 e implicó una democratización inédita en el acceso a la música y cambios en  la situación de escucha cuyo impacto llega a nuestros días. No faltaron lo que veían en la nueva tecnología de grabación y reproducción una amenaza a las fuentes laborales de los músicos y una homogeneización de los gustos musicales pero afortunadamente la mayor parte de esos temores no se vieron confirmados.

En el tiempo que abarca la investigación de su libro Fábricas de Músicas, el tango aún no era una música representativa de este rincón del planeta ¿Por qué cree que fue ganando el espacio y la relevancia que logró décadas después?

MC: -En buena medida, la masificación e internacionalización del tango debe mucho a los discos y a otras formas de circulación como las partituras, la radio y el cine. La idea misma de que sea una música "representativa del ser nacional" era ampliamente resistida por ciertos sectores sociales en la música época en que las publicidades de discos los promocionaban de esa manera.  Podría inferirse que algo del "canon" de lo que consideramos "música argentina" fue forjándose a instancia de la incipiente industria cultural de comienzos del siglo XX.

Usted es especialista en musicología, expone por el mundo acerca de la importancia del arte musical ¿Cuándo y cómo logró afianzarse en Argentina la industria discográfica? 

MC: -El modo en que se afianzó la industria discográfica en la Argentina hacia la década del 1920 es el nudo del libro que acabo de publicar. Fue un proceso complejo y apasionante que intenté describir de manera amena por medio de preguntas y respuestas. La música argentina está muy presente en el imaginario de muchos de los países que visité y eso es sin dudas una consecuencia del impacto de los discos que bastante tempranamente eran grabados en la Argentina para ser escuchados luego en todos los rincones del mundo. 

En las investigaciones que realizó para el libro, ¿descubrió relaciones entre música y política, durante el siglo veinte?

MC: -Todas las músicas son susceptibles de lecturas políticas. También las músicas grabadas lo son. Sobre todo si se las define como "nacionales" dejando fuera de ese privilegio a muchas otras. Así mismo están las otras músicas vinculadas con la liturgia de los "actos patrióticos" que aunque no fueron muy numerosas estuvieron presentes desde el comienzo de la industria discográfica y fueron de alto impacto simbólico. La dimensión política está presente allí donde no se la nombra también y a veces con más fuerza.

Durante el siglo pasado, en Argentina existieron empresas discográficas de gran importancia ¿Se han conservado documentos de ese tiempo? ¿Se supo cuidar el patrimonio discográfico?

MC: -Lamentablemente son pocos los documentos que se conservaron. Las mudanzas, incendios y fusiones empresariales hicieron que la mayoría se pierdan. También podría pensarse que la falta de conciencia acerca del patrimonio cultural  (que no es exclusivo de la industria discográfica sino algo que parece ser algo compartido por muchas empresas) es en buena medida responsable de ese "bache" en nuestra historia. Creo que eso de a poco podría ir cambiando y el Estado debería ser un agente importante en esa creciente concientatización y en la preservación de documentos valiosos. 

Imagine poder ingresar a un túnel del tiempo que la lleve a los años 20 ¿Qué elementos, qué discos se traería para mostrar en este 2017?

MC: -No es nada fácil... Seguramente esos documentos que se han perdido para siempre que mencionábamos antes. Pero también algunas de las máquinas con las que se "impresionaban" los discos (se usaba ese verbo y no "grabar") y algunos de los discos que ni los más grandes coleccionistas pudieron rescatar del olvido.


 
+Entrevistas
 

Marina Cañardo
Es Doctora en Música y Musicología del Siglo XX por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (París) y Doctora en “Historia y Teoría de las Artes” por la Universidad de Buenos Aires. Es también “Licenciada en Artes con especialización en Música” (FFyL, UBA). Estudió flauta traversa y composición. Trabajó en programas radiales destinados a la divulgación musical y escribió textos para programas de conciertos. Se presenta regularmente en congresos nacionales e internacionales en la Argentina, Francia, Japón, Perú y EEUU. Sus trabajos han sido publicados por prestigiosas revistas de América y Europa. Es docente universitaria (UBA, UNL, UCA, UNC) e integrante de equipos de investigación en diversas universidades (UBA, EHESS, Universidad de La Plata y UTDT). Su libro "Fábricas de músicas. Comienzos de la industria discográfica en la Argentina (1919-1930)" acaba de ser publicado por Gourmet Musical

El libro de Marina Cañardo
La década de 1920 registró el primer boom de producción discográfica a escala mundial. En Buenos Aires, la fabricación de discos se inició en esa época por medio de dos sellos que polarizaban el mercado local: Victor y Nacional Odeón. Este libro explica el desarrollo de la industria discográfica en la Argentina y analiza varios aspectos de su relación con los diferentes géneros musicales, especialmente el tango. Los vínculos entre el disco, el cine, la radio y la publicidad contribuyeron a la difusión de las músicas populares argentinas a velocidades inéditas. La industria discográfica favoreció la consagración de un canon de la “música argentina” y aportó a la conflictiva construcción de la identidad nacional. Los discos de tango comercializados en Francia anticiparon un modelo de circulación de bienes culturales escindidos de sus contextos originales característico de la “world music”. El libro demuestra también cómo los cambios en la tecnología de grabación y la influencia de la moda mundial del baile signaron la interpretación musical. Analiza las nuevas condiciones laborales para los músicos que sobrevinieron con el disco junto con su lógica del star system que tuvo en Carlos Gardel a un exponente destacado. Más allá de las vidas de los artistas famosos y las particularidades de los diferentes estilos y géneros, este libro ayuda a conocer la historia y el funcionamiento de la tecnología y los aspectos económicos, sociales y estéticos relacionados con la producción y difusión del arte sonoro indispensables para comprender la música de los siglos XX y XXI.

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar