PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Matías Martino, un buceador de la obra folklórica de Salgán
"El mapa musical argentino es muy generoso"
El otro Salgán es el nuevo disco del joven pianista, en el que revisita la obra menos conocida del maestro del tango: la folklórica. En esta entrevista cuenta cómo llegó hasta él y sus proyectos para este año.
 
Foto: Nina Abrevaya
por Gustavo Grosso 19.07.2017

"Tocar estas piezas de folclore de Salgán te obligan a ser mejor músico, requieren desde solvencia técnica hasta comprensión musical. Al mismo tiempo, la admiración que produce esta obra te motiva a elaborar algo de similares características. Eleva el punto de partida y fomenta la auto-exigencia para hacer algo superador. La riqueza de su obra es universal, ya que tocando fielmente lo que él ha escrito se interpreta la obra en su totalidad, siendo este un gesto suyo como autor de gran transparencia y generosidad. Por el contrario, ocurre en el caso de partituras que en su versión editorial resultan simples o se presentan en un formato aproximado, esquelético, distan mucho de la versión del artista", dice Matías Martino, autor de El otro Salgán (Músicas folclóricas de Horacio Salgán), un disco que propone un rescate de composiciones poco transitadas de la inmensa obra de pianista.

¿Cuándo y cómo tomaste contacto con las composiciones folklóricas de Horacio Salgán? 

Matías Martino: -Me acerqué a la obra de Salgán por primera vez con un tango: “Aquellos tangos camperos”, y me cautivó para siempre, en esa obra aparece su conocida mirada ciudadana pero hay un ligamiento con las músicas rurales, con el folclore. Esto fue en la época en que tomaba clases con Hilda Herrera. 

¿Qué te sorprendió durante la búsqueda y la investigación del costado folklórico de Salgán? 

MM: -Lo más sorprendente es ver, o escuchar (mejor dicho) la misma inventiva y solvencia rítmica que tuvo para con el tango. Para mí está entre los grandes del piano folclórico y casi sin proponérselo. Esto seguramente sea la consecuencia de una concepción por parte de él, de la Música Argentina como un todo. Esto le hace muy bien a la música porque deja de lado asuntos de los hombres, como los preconceptos de que si no sos de determinado lugar no podés interpretar bien la música de ese lugar. 

-Sos un músico muy joven y Horacio Salgán atravesó buena parte del siglo pasado, tan rico en compositores ¿Cuál considerás que es su legado? 

MM: -Es difícil decir algo totalmente justo con respecto a esta pregunta. En mi caso podría decir que comprendí algo de lo grandioso de su legado en los momentos de absoluta soledad, en las horas en que estudié este repertorio, eso que uno cree entender cuando está muy conectado con la música, esa profundidad o abstracción que de a ratos aparece, le dan respuestas a uno pero no del orden de las palabras. 
En concreto podría decir (sin poder llegar ni a mitad camino de lo que representa a fondo el legado de Salgán) que ha dejado la vara muy alta en todo sentido, ha dejado bien en claro que el mapa musical argentino es muy generoso con aquel músico que pretende alimentarse o nutrirse de sus ritmos, sus géneros, sus formas, sus melodías. 

¿Cómo te iniciaste en la música? ¿Cómo fueron tus primeros contactos con el piano? 

MM: -A principio de los 90 hubo un furor con los órganos electrónicos hogareños, mi familia no fue la excepción en entrar a la primera casa de electrodomésticos que se encontró y comprar uno. Al principio mi padre tomó unas clases y después seguí yo. Unos años después de esto empecé el conservatorio en la ciudad más cercana a mi pueblo, era muy chico y tengo el recuerdo que el piano me pareció aburrido, era un mueble antiguo, no tenía luces, no se podían cambiar los sonidos, no tenía demos.  En fin, seguí estudiando como podía, recién tuve un piano en mi casa familiar a los 16 años. El instrumento es algo que está ahí y te puede acompañar para siempre, sólo que es uno quién debe reelegirlo en muchos momentos de la vida para que más tarde, además de una vocación se convierta en tu profesión. 

¿Cuáles son los sonidos que guardas de tu infancia? 

MM: -Los sonidos de mi infancia son las danzas folclóricas argentinas, al mismo tiempo que conocí el piano, también aprendí a bailar folclore (algo que hice hasta de grande y abandoné al venirme a Buenos Aires), tuve la suerte de conocer gran parte del país de muy chico, viajaba mucho con mi familia cuando mi padre me conseguía alguna presentación y también en grupos a través de los festivales de danzas folclóricas.  

¿Escuchás mucha música? ¿Por dónde va tu oído de escuchador?

MM: -Sí, estoy escuchando música todo el tiempo. Escucho mucha música Argentina, músicas populares de otros países como Perú, Brasil y Venezuela. Dada mi condición de pianista, lógicamente escucho a muchos pianistas clásicos, de jazz, otros pianistas que como yo hacen a partir de la música de su respectivo país. 

¿Ya estás trabajando en algún próximo disco? 

MM: -Creo que el momento de lanzamiento de un disco es en realidad el final de ese proyecto y el real nacimiento de lo próximo. Esto sucede a mi entender porque son tantas las instancias que tiene la concreción de un disco, que para el artista comienza muchísimo tiempo antes de que la gente lo conozca, esto tiene como consecuencia en mi caso (ya me pasó lo mismo con mi primer disco) que en el presente en que tenés que dar a conocer eso en lo que tanto trabajaste, ya tenés ganas de tocar otras cosas. Ya veremos…  

 
+Entrevistas
 

Más sobre el disco

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar