PORTADA AGENDA DISCOS LIBROS ENTREVISTAS DE GIRA FESTIVALES CULTURA INFO GENERAL
 
Quique Di Mauro
"En un títere cabe lo imaginable. Y lo inimaginable también"
El 19 de mayo en el Pabellón Argentina de la UNC, el emblemático titiritero realizará un homenaje a la familia. Habrá música en vivo, a cargo de la Compañía El Telón
 
Foto: Prensa
por Gustavo Grosso,11.05.2017

Quique Di Mauro es integrante de una familia que en Argentina es sinónimo de títeres: recorren el país con su arte, sus muñecos y sus relatos. Quique charló con Boletín Folklore sobre la historia de una familia que suma ya tres generaciones de artistas titiriteros, el legado de Javier Villafañe y de ese mundo maravilloso que se vive detrás de un teatro de títeres. Quique es hijo de Héctor y sobrino de Eduardo, los dos Di Mauro cuya labor incansable en el mundo de los títeres atraviesa la historia argentina y latinoamericana. Ambos crearon la compañía La Pareja en la década de 1950 y salieron a actuar por todo el país con el objetivo de promover espectáculos para un público masivo y popular. 

¿Qué significaron los hermanos Héctor y Eduardo Di Mauro para el arte de los títeres?

Quique di Mauro: -Los mellizos llevaron a su máximo exponente el desarrollo del “oficio” de titiritero por un lado, y la “profesión” del mismo, es decir, como “vivir” o “sobre – vivir” dignamente de este arte. Trabajaron para que el estado se tuviera que hacer cargo de la cultura en general y de los títeres en particular, creando Escuelas provinciales de Títeres (que aún existen), y talleres municipales. Hicieron una nutrida legión de discípulos en casi todas las provincias argentinas.

Decía Javier Villafañe que “el títere es la sombra del hombre” ¿Qué son para usted los títeres? ¿Cuándo decidió seguir la profesión de su padre?

QDM: -En realidad el texto de Javier dice puntualmente: “El títere nació con el deslumbramiento del primer amanecer, cuando el primer hombre vio por primera vez su propia sombra, y en ese momento descubrió que era él, y al mismo tiempo no era él; por eso el títere igual que su sombra vivirá siempre con él y morirá con él”. Un títere es cualquier objeto movido en función dramática. En ese sentido, cuando un niño le da vida y hace hablar a un capuchoncito de lapicera en la punta de su dedito, o dramatizar a un juguete, el capuchoncito o el juguete son títeres. Y son ideales para ser utilizados como “objeto intermediario” para entablar un contacto entre el titiritero y el público. Yo era el más tímido de los tres hijos, sin embargo, me fascinaban los títeres, y ya a los 14, 15 años dábamos funciones con mi primo Daniel en cumpleaños del paquete barrio del Cerro de las Rosas.

¿Conoció a Villafañe?

QDM: -Claro que sí, desde que nací y hasta que él se fue a tierras desconocidas, por los puertos grises de su barba. Ya como titiritero –editor, le hice varios reportajes, y como organizador de eventos, vino a estos más de una vez.

¿Qué cabe dentro de un títere de cartapesta?

QDM: -Todo lo imaginable que se te pueda ocurrir. Y lo inimaginable también.

¿Cuánto tiempo ocupa darle forma a un títere? ¿Qué procesos internos se suceden para encontrar los movimientos, la voz, la funcionalidad de un títere?

QDM: -Esa es una pregunta interesante. A veces uno construye un muñeco y se pasa días, meses, quizás años buscando el personaje, sin conseguirlo. Otras, en un santiamén, lo mira, le guiña el ojo, y ya sabe quién es… quién será… cual será su voz, a quien representará…

¿Por qué cree que títeres sobreviven a la playstation, a los celulares, a la urgencia...?

QDM: -Porque los títeres son una fuente interminable de energía renovable como la de los niños. Un niño puede estar viendo una película, muy buena puede ser, o un programa de televisión, también puede ser bueno (aunque eso es lo más raro) y el niño sabe, por más chico que sea, que no puede cambiar la historia. Todo lo contrario con los títeres, en los que se involucra, se arrebata, se mete dentro de la escena, sabe que depende de que su participación, es vital para el desenlace del drama. Los títeres desintoxican…

¿Qué es lo más lindo de ser titiritero?

QDM: -Hacer felices a los niños, el pequeño público. Hay una frase que grafica esto con todas las letras, es de un educador escocés, Alexander Neill, artífice y fundador de la Escuela de Summerhill; considerada como uno de los centros pioneros de la educación en libertad, diferente, sin puntero en manos del docente. Él decía: “Quizás todos los males de nuestra sociedad se deban a que nuestros gobernantes no jugaron ni se rieron lo suficiente cuando niños”

Si es cierto que la riqueza está en la memoria y en la palabra ¿en qué se siente millonario?

QDM: -En realidad la profesión tiene sus bemoles, ya que uno trabaja en forma independiente, no tiene un salario fijo, tiene prohibido enfermarse y esas cosas, pero por otro lado hace lo que le gusta, maneja sus tiempos y sus horarios a su gusto, no tiene jefe, y viaja, viaja mucho, que es muy lindo, y en vez de gastar como un turista va consiguiendo el pan de cada día. Además, la risa de los chicos le carga las pilas al titiritero, lo deja repleto, cansado y lleno. No hay nada más sanativo que las risas de los chicos, y si son producto de los muñecos que uno ha manipulado, ni te cuento…

Dicen que existe otro mundo, pero habita en éste ¿Cómo es el mundo de Quique Di Mauro?

QDM: -No me consta que exista otro mundo, aunque todo es posible, hasta varios otros mundos. Pero en éste me siento feliz con mi profesión. Me da muchas alegrías, y si bien me preocupa tremendamente la condición actual del planeta, en donde la situación y el futuro de cientos de millones de personas se “cocina” en un par de habitaciones de 3 x 4, por una docena de omnipotentes, lo cierto es que con los títeres se puede mitigar el dolor de los enfermos, hacer volar la imaginación a los niños, retrotraer a sus infancias a los adultos y, en fin, ultimar detalles para el festival de agosto en Chaco, la gira en octubre por España, si al fin termino el “retablo” nuevo, para poder utilizar las técnicas de guante, sombras y luz negra a la vez… en fin… Cuatro hijos, seis nietos. La verdad, es un privilegio ser titiritero. Y abuelo también.

 
+Entrevistas

Homenaje a los Di Mauro
El día viernes 19 de mayo a las 21 en el Salón de Actos del Pabellón Argentina de la Universidad Nacional de Córdoba se presentará "De romance y otras yerbas", un espectáculo de títeres para adultos, de técnica de guantes, con músico en vivo, a cargo de la Compañía El Telón. Será un homenaje a los mellizos Héctor y Eduardo Di Mauro, que seleccionaron los romances y son autores de lo mímico y el monólogo. La función está organizada por la Subsecretaria de Cultura de la UNC.

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar