EL RECOMENDADO CRONICAS EN VIVO ENTREVISTAS 5 PREGUNTAS A ... COMENTARIOS DE DISCOS AGENDA
 
Cecilia Bernasconi
"La música es mi mundo"
La intérprete y guitarrista prepara la presentación de su segundo disco, Puentes en el Mar para el 5 de abril en la Sala porteña Caras y Caretas. Antes, conversó con Gustavo Grosso para el Boletín Folklore
 
Foto: Prensa
por Gustavo Grosso 29.03.2018

Cecilia Bernasconi se formó como cantante y como guitarrista, estudió armonía, contrapunto y composición. Además, es profesora de canto del Instituto Superior de Música. Por estos días está presentando su nuevo disco Puentes en el Mar, donde conviven los ritmos folclóricos y latinoamericanos  y se mezclan con las canciones pop y las influencias jazzeras y contemporáneas. En esta charla con Boletín Folklore, Cecilia habla de utopías, de encuentro, de músicas de su infancia y de las cosas por venir.

Pronto comienza la presentación de tu nuevo disco. ¿Qué sucede frente a ese ritual del escenario?

Cecilia Bernasconi: -¡Uffff, de todo! En principio, requiere de una organización y producción grande en lo musical, en lo técnico y en todo lo relacionado a la difusión. Se da en simultáneo además el nacimiento del disco, con todo lo que eso implica emocionalmente, es fuertísimo y hermoso. Es un momento muy intenso, que revuelve un montón de fibras y pide de uno estar por completo entregado a eso. Y feliz de hacerlo, porque es la reafirmación de lo que uno elige y lo que uno es. Lo más lindo de todo, es poder compartirlo con una banda hermosa, no sólo excelentes músicos sino personas. No sería nada si no lo pudiésemos compartir con la gente que queremos, y lo mismo va para el entorno, la familia y los amigos que nos acompañan en este proceso. Y en un sentido, el armado del show se parece al del disco en el sentido de querer volcar en esa noche el concepto que está atrás de todo, que sea recibido lo más parecido a como fue concebido. Es decir, poder brindar algo de verdad, genuino,  valioso porque es sincero y fue hecho con la mayor dedicación y el amor posibles. 

¿Cuál es el recorrido musical que propone "Puentes en el mar"?

CB: -Puentes es un disco que oscila entre lo inmenso y lo íntimo. Desde los arreglos y la instrumentación, tienen momentos de sonoridades complejas, mezclas de géneros, disonancias, consonancias, canciones de formato tradicional y otras no. La construcción está hecha desde el trío junto a Bruno Milano en bajo y Lucas Trosman en batería, sumando distintos instrumentos en los distintos temas según lo que la música iba pidiendo. Los teclados (Javier Albín) y la guitarra eléctrica (Pedro Rossi - Demian Pozzo) aportan una sonoridad brillante, moderna, experimental. El cello (Belén Echeveste) le da profundidad, dramatismo, calidez. El saxo (Sebastián Alvarez), vigor y movimiento.  La guitarra acúsitca sólo está más al frente en los momentos íntimos. Y con la voz busqué también encontrar el temperamento indicado a cada canción, hay arreglos de voces, hay uso de distintos colores y también hay una búsqueda desde el audio y la postproducción.

Tu disco anterior, Fulgor, fue una producción independiente ¿Cómo se gestó tu flamante "Puentes en el mar"

CB: -Es también una producción independiente. Y la banda es toda nueva, con lo cual hubo algo del proceso que se dio desde cero, aunque no es cero sino que es con todo lo aprendido en el primer disco. Las canciones surgieron de una necesidad muy profunda de expresar cosas. La banda se fue formando de a poco, primero trío, después cuarteto, y así. Los músicos se fueron enganchando con el proyecto y con todo lo que ellos aportaban yo fui escribiendo nuevos arreglos y pensando de manera distinta las canciones. Durante el proceso de pre-producción del disco también se encontraron muchas cosas lindas, incluso durante la grabación. Fue vital el volver a elegir trabajar con Federico Nicolao en producción, grabación y mezcla, porque en ese triple rol supo siempre entender lo que la música necesitaba para potenciarlo.

Se viene la presentación en Caras y Caretas, donde además del grupo, habrá invitados especiales ¿Qué tenés pensado para la noche del 5 de abril?

CB: -El formato del grupo es un cuarteto extensible a septeto. En el Caras vamos a estar más tiempo los siete músicos arriba del escenario, van a estar los invitados, vamos a hacer algún tema nuevo, y también vamos a tocar algunos temas de mi primer disco Fulgor. También van a haber momentos íntimos, en dúo, trío. 

Se viven tiempos inciertos en lo social, en el día a día ¿Cuáles considerás que son los puentes que hacen falta?

CB: -Muchísimos. Vivimos en una época especialmente individualista y narcisista. Los "puentes en el mar" son los puentes sobre lo inmenso, y además es casi un imposible. Casi. Los puentes suelen cruzar arroyos, ríos, rara vez cruzan en el mar. Por eso la necesidad de intentar salvar esa distancia cada vez más grande entre las personas. Esas distancias son que el otro sea tan un otro que no me conmueva. Que no me importe su realidad económica, social, familiar... Por lo tanto, esos son los puentes que hacen falta. Desde el arte, es tratando de llegar a esa fibra que trasciende el lenguaje cotidiano, literal. Es intentar hacer un puente de fibra a fibra. No sé si es algo a lo que se pueda alcanzar, pero definitivamente es algo que debemos intentar. 

Sos compositora, cantante y guitarrista ¿Por qué elegiste este camino? ¿Por qué la música?

CB: -Sonará a frase hecha, pero la música me eligió a mí. Intenté escaparme pero no pude. Mi mamá era música, pianista y compositora de música electroacústia. Mi papá era ingeniero electrónico pero siempre cantó en coros. Se conocieron cantando en un coro, adonde también iban mis tíos. Abuelos melómanos. Mi hermana mayor es pianista, la del medio, violinista. Así que la música siempre estuvo ahí cerquita cerquita. Y yo me animé a acercarme a la música de manera más "seria" después de la muerte de mi mamá, cuando yo tenía 17 años. Primero en realidad, de manera informal y ejerciendo la "rebeldía" de fogonear canciones con la guitarra, nada de música académica por favor. Después vinieron las clases de canto y me fui enganchando. Después vinieron las ganas de estudiar guitarra en los conservatorios para formarme más en serio. Después, las ganas de unir todo y de dejar de estar disociada entre mi parte seria y la lúdica, entre la emoción y el intelecto. Y de descubrir que componiendo podía incluso hacer una síntesis poética de las cosas que iba viviendo. Afortunadamente tuve y tengo grande maestros que me enseñaron a hacer esta unión y a encontrar mi propio camino. 

¿Cuáles fueron los sonidos de tu infancia, tus primeros recuerdos con la música?

CB: -Mi papá escuchando sinfonías los domingos por la mañana en el living de casa. Los conciertos del laboratorio de música electroacústica en el Centro Cultural Recoleta. El piano. Los Beatles. La música que escuchaban mis hermanas, Silvio Rodriguez, rock nacional, nueva trova rosarina. Inventar canciones con mis amigas.

¿Cuál es el arte de tu oficio? ¿Cómo es el mundo que habita Cecilia Bernasconi?

CB: -La música es mi mundo afortunadamente, repartido en este triple rol de cantante, guitarrista y compositora al cual le sumo la docencia del canto. Con cada uno de esos roles tengo una relación distinta. Con la voz soy super disciplinada, vocalizo todos los días, y además es mi herramienta de trabajo porque me dedico a la docencia del canto, el estudio de la pedagogía vocal me apasiona y el dar clases me encanta. Es también un acto creativo, el encontrar para cada voz y cada persona las herramientas necesarias para su desarrollo. Con la guitarra, no tengo en este momento una relación de estudio constante del instrumento, es más hoy en día mi vehículo para la composición y el estudio de la armonía y los elementos musicales. Y con la composición tengo una relación muy visceral. Es realmente una necesidad. Con cada canción, me sucede de sentir que hay algo que está empujando por dentro y que hasta que no sale, toma forma incluso de angustia. No quiere decir eso que así como sale, es como queda. Para nada, una vez que está el germen, prosigue un trabajo hermoso de probar y elegir, estancarse, volver a encontrar el rumbo, sacar, poner, cambiar, etcétera etcétera.  Esa parte del proceso es la más linda de todas!

 
+Entrevistas

Cecilia Bernasconi Grupo presenta “Puentes en el Mar”
Sala Caras y Caretas 2037
Sarmiento 2037, CABA

 
archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar