EL RECOMENDADO CRONICAS EN VIVO ENTREVISTAS 5 PREGUNTAS A ... COMENTARIOS DE DISCOS AGENDA
 
Rubén Patagonia y Che Joven, unidos por las raíces que cantan
Ulkan Folil - Raíz Que Canta se llama el espectáculo que presentan los emblemáticos artistas, este sábado 19 de mayo en el espacio porteño Niceto Club
 
Foto: Prensa
por Gustavo Grosso 16.05.2018

En lengua mapuche Ulkan Folil significa Raíz que canta es una propuesta de Rubén Patagonia y Che Joven que transita los sonidos memoriosos de sus ancestros, permitiéndose un tratamiento musical que confluye entre el grito del rock y el canto profundo de la pachamama. Así, con esa épica revolucionaria de los que sortean las más agudas controversias de las etiquetas y los prejuicios generacionales, el referente tehuelche Rubén Patagonia (Chubut) y los jóvenes hermanos Pablo y Marino de la Tribu Coliqueo (Los Toldos, Buenos Aires) llegan por primera vez al escenario porteño de Niceto Club. Con estilo personal soberbio y la genuina idiosincrasia patagónica que los llena de ternura y orgullo por su tierra y sus semejantes, Che Joven y Rubén Patagonia le dicen Ulkan Folil al país.

¿Qué cantan las raíces? ¿Qué dicen?

Rubén Patagonia: -Las raíces traen respuestas antiguas para tiempos nuevos, son el legado ancestral de aquellxs que no están pero que se manifiestan en cada silencio, en cada grito de los pueblos que construyen cotidianamente su propio destino. 

Che Joven: -Las Raíces cantan un Tail (canto), que viene desde más allá del Río Colorado, viene desde los lugares donde el viento azul de la meseta patagónica, te abraza para transformarte en parte del paisaje, donde el la vida te abraza en las cosas simples de lo cotidiano. Es el encuentro de la memoria viva, con la frescura del lago en su espejo. Todo esto nos trae permanentemente el mapuzungún (el habla de la tierra – la lengua de la tierra), la forma original de traslación de los conocimientos ancestrales de nuestros pueblos, moradores originales de una región que en cada paso te sorprende con lo magnifico de la naturaleza y los colores del humano habitando en ella. Nos hablan de lucha, de resistencia, de amor, de contemplación, de respeto, de las cuestiones básicas, donde poder ser y vivir de esa forma.

Se viene el encuentro ¿Con qué repertorio van a subir al escenario de Niceto?

RP: -Los chicos de Che Joven vienen trabajando seriamente en la expresión Patagónica que todavía sigue amasado su búsqueda musical y poética, esa canción que tenga acordes del viento, un tail milenario, el aroma a matanegra, la lucha del hombre y mujer urbano arraigado como coiron en su tierra. Cada encuentro trae el desafío de reflejar en canciones la identidad Patagónica. Estamos trabajando en un repertorio que tienda un puente directamente desde Niceto al territorio Patagón.
ChJ: -Para nosotros cada encuentro con Rubén, es la maravilla en sí misma, desde hace muchísimos años nos frecuentamos, nos admiramos, nos cobijamos, siempre es una explosión de sentidos, Su tan contundente forma de encarar la labor cotidiana, nos motiva, nos inunda, se transforma en un referente permanente para el camino a transitar. Es una inmensa alegría.

Usted ha logrado que convivan la lengua mapuche con el grito del rock ¿Cómo y por qué se acercó a otros estilos?

RP: -Después de más 40 años de camino, de vivencias, fuimos construyendo está propuesta desde el abrazo con todo aquel-aquella que sume su newen- fuerza a está intención de contar y cantar patagónicamente nuestros  sueños, luchas, alegrías. Eso le dio fuerza del monte, diversidad en su máxima expresión. Fue así que llegaron juntadas con hermanos como León Gieco, Divididos, Almafuerte, La Renga, Fabulosos Cadillac, Molotov, Víctor Heredia, Lito Vitale, Bersuit, Cafres, Gardelitos, Vox Dei, etcétera. También generando una propuesta más que interesante en una generación metalera que en Patagonia hoy tiene un movimiento con una fuerte identidad sureña, bandas que llevan nombres y repertorios basados en la historia y presente  de nuestra tierra, incluso la mayoría reversionando canciones de nuestro repertorio.

En las canciones de Che Joven está presente la lucha de los pueblos originarios ¿Por qué ese reclamo? ¿Cuál consideran como mayor problemática?

ChJ: -Desde la concepción misma de nuestras vidas hemos tenido la suerte de poder saber cuál es nuestra raíz de sangre, de poder elegir donde situarnos como individuos, esto ha hecho que uno elija cantarle a los paisanos/as, la gente de tierra adentro, los que muchas veces son llamados los sin voz, la sensibilidad de sabernos parte de ellos, es la que nos lleva a defender en nuestro canto, las voces más frágiles de nuestro continente interior, y porque es necesario. Si prestásemos atención a los conocimientos preexistentes a la colonia, seguramente nuestro pasar como latinoamericanos seria mucho más llevadero y con valores mucho más profundos y simples que esta realidad en la cual estamos inmersos. La mayor, es el despojo de las tierras ancestrales y las escasas políticas de protección del patrimonio cultural que nos heredan como riqueza.

La historia de los pueblos originarios ha sido -y es- una historia difícil, y eso lo ha llevado a gritar desde el escenario ¿Considera que en los últimos años se avanzó en la reivindicación del pueblo Mapuche tehuelche?
RP: -Vivimos tiempos donde es urgente aferrarnos a la memoria, protegerla, multiplicarla.  Los modelos productivos basados en saqueo, contaminación, entrega de nuestra Madretierra cada vez está pariendo generaciones de hijos e hijas desheredadas, sin cultura, memoria, identidad. Nadie más ni defiende lo que no conoce, por ende un pueblo sin raíces, es un pueblo sin capacidad de conocerse, reconocerse y ponerse de pie para defender derechos. Los modelos económicos cada vez acechan con más fuerza todo lugar donde podamos retomar el legado, un camino soberano,  no es casual que hoy el pueblo  Mapuche sea llamado terrorista y que sea tapa de medios masivos de comunicación, muchos ligados con las corporaciones.

¿Cómo vivieron la infancia musical? ¿Qué sonidos de su niñez en Los Toldos le quedaron guardados para siempre?

ChJ: -Por suerte en nuestra infancia, la casa familiar siempre estuvo plagada de música, ya sea de cantores/as del barrio, de los pueblos vecinos, como también de muchos artistas consagrados del folklore de ese entonces, fue una infancia de mucho juego a la música, donde la creatividad siempre estuvo al alcance de una guitarra, un bombo, un kultruncito. Siempre anduvimos de festival en festival desde chicos, así que se ha transformado en una forma natural de vida el hecho de andar de gira. El primer Nguillatun (celebración – rogativa), que nuestra mamá le pide a nuestro viejo (camionero él), profesora de canto, danzas y guitarra (ella), que nos lleve, a lo que se conoce como el cuartel segundo de Los Toldos, donde vinieron Pu Peñi, Pu Lamién (hermanos y hermanas) de diferentes regiones del Neuquén, del alto valle del Rio Negro, para el festejo, y allí el sonar de las pfülkas, de los Ñorkines, de las trütrükas, de los Kultrunes, nos inundaron el alma y para siempre. Con el tiempo y la maduración de los años, solo debían aflorar para ser lo que son en nosotros hoy.

Viene de Comodoro Rivadavia, del viento y del frío ¿Qué músicas escuchaba cuando era un niño? ¿Qué sonidos de ese tiempo lo siguen acompañando?

RP: -Nací en General Mosconi, barrio de la ciudad de Comodoro Rivadavia y me crié en Cañadón Perdido, campamento petrolero en zona rural. Los años 70 marcaron fuertemente mi identidad musical desde lo folklórico como Fronterizos, Cafrune, Mercedes, etcétera, hasta Los Jaivas, Victor Jara, Manal, Vox Dei, León, Pappo, Almendra, Aquelarre. El camino me dio el gran honor de compartir escenarios, discos, vivencias con muchos de ellos.

¿Cuál es el compromiso con el que suben a los escenarios? ¿Qué se proponen decir?

ChJ: -El compromiso es no cantar por cantar nomás, por el mero hecho de entretener y nada más, es la búsqueda de dejar algo, una motivación, una caricia, un detonante, que provoque en el otro una nueva necesidad, ni siquiera de volver a escuchar a Che Joven, más bien, de re encontrarse con esa fibra que más del 68% de los argentinos llevamos en la sangre, por parte de alguna abuela/o, con la certeza que nos dejasen libre pensadores como (Roberto Chavero) Atahualpa Yupanqui, que uno debe de ser responsable con lo que se apresta a decir, en canción, o en cualquier forma de arte, en este caso, canción. Decir lo que es más fácil callar, por rebeldía en sí misma, por necesidad, por necesidad, por esperanza, por dejarle a nuestros hijos algo en que reflejarse y sentirse contentos.

 
+Entrevistas

Che Joven + Ruben Patagonia
Presentan Ulkan Folil - Raíz Que Canta 
Sabado 19 De Mayo 21 Hs 
Niceto Club/Niceto Vega 5510, CABA

archivo títulos quienes somos media kit enviá tus gacetillas
seguinos
Los comentarios en las notas y/o coberturas realizadas en este sitio son de excusiva responsabilidad de quien los firma
info@boletinfolklore.com.ar /www.boletinfolklore.com.ar | ©Boletin Folklore - Derechos Reservados 1997
Dirección Pao De Senzi direccion@boletinfolklore.com.ar